Lunes 18 de Diciembre de 2017
NO HAY ELECCIONES LIMPIAS

A+ A A-

NO HAY ELECCIONES LIMPIAS

 
12 de noviembre 2017 , 02:41 a.m.
 

El país vive situaciones que sumadas producen tanto desasosiego, malestar e indignación que terminarán influyendo –en muchos casos decidiendo– el comportamiento de quienes concurran a las urnas el año entrante. Me refiero a la ilegitimidad del sistema político, la corrupción, el nuevo ordenamiento que crea la implementación del Acuerdo Final y la desaceleración económica.

 
 

Como en toda democracia, el poder de quienes gobiernan tiene como fuente el mandato de la ciudadanía que participa en la conformación, el ejercicio y el control de dicho poder, razón por la cual la Constitución dispone: “La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público”. Nuestros déficits de legitimidad obedecen a que no hemos logrado que las elecciones sean limpias y transparentes, pero esos faltantes de legitimidad no habían alcanzado las alarmantes dimensiones que hoy tienen a nivel nacional y territorial: financiación ilegal de las campañas, compra de votos, constreñimiento al elector, presión de los grupos armados y otras formas de fraude electoral.

Esa ilegitimidad se transmite a la conducta de los elegidos, que directa o indirectamente nombran como funcionarios a quienes deberían controlar y a los que otorgan la gobernabilidad que requieren, a cambio de nombramientos, asignaciones presupuestales, contratos, artículos en los POT y ‘mermelada’. El sistema político es, entonces, ilegítimo en su origen y comportamiento. Ahí está el germen, en buena medida, de la corrupción, que hace rato pasó la raya roja de sus “justas proporciones” y ha corrompido las tres ramas del poder, aunque una de las fortalezas de la separación de poderes radica en la dificultad y, a veces, la imposibilidad de corromper al tiempo la legislativa, la ejecutiva y la judicial.

La implementación del Acuerdo Final –su conversión en textos constitucionales y leyes– crea ordenamiento que viola reglas de toda institucionalidad democrática, porque el Congreso abdicó del ejercicio de importantes atribuciones suyas y transfirió otras al Gobierno (‘fast track’ y ley habilitante). También cambia el mapa político del país, porque incrementa el número de congresistas y le otorga al partido de las Farc privilegios que no tendrá ningún otro partido. El Gobierno hizo estas y otras concesiones a solicitud de los desmovilizados. Según Lisandro Duque, cuatro grandes temas de la negociación –Comisión de la Verdad, justicia especial para la paz (JEP), circunscripciones especiales y restitución de tierras, que llama “pasos de animal grande”– le dan “valor agregado moral a una de las partes en conflicto, las Farc, por haber sido propuestas suyas”. A lo anotado agréguense las consecuencias de la destorcida económica (desempleo, reducción de salarios y supresión de puestos de trabajo).

¿Cómo influirán estas situaciones en el comportamiento electoral de la ciudadanía? Para Enrique Santiago, calificado asesor español de las Farc, el proceso en curso debe “configurar una alternativa política de poder real, igual a lo que ha pasado en otros países de América Latina; Colombia ha sido la excepción a esos movimientos sociales y populares en la región, pero ese debe ser su futuro y la mayor utilidad del proceso de paz”.

¿A cuál de las dos izquierdas favorecerá el proceso? ¿A la de quienes sostienen que “nuestro propósito es el socialismo, de eso no debe quedar la menor duda” (‘Iván Márquez’) o a la que defiende un conocido populismo asistencialista? ¿Qué piensan el centro, el centroizquierda y el centroderecha? Nadie puede responder, porque hasta ahora nada está decidido, cualquier cosa puede ocurrir y todo es posible.

JAIME CASTRO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
12 de noviembre 2017 , 02:41 a.m.
 

El país vive situaciones que sumadas producen tanto desasosiego, malestar e indignación que terminarán influyendo –en muchos casos decidiendo– el comportamiento de quienes concurran a las urnas el año entrante. Me refiero a la ilegitimidad del sistema político, la corrupción, el nuevo ordenamiento que crea la implementación del Acuerdo Final y la desaceleración económica.

 
 

Como en toda democracia, el poder de quienes gobiernan tiene como fuente el mandato de la ciudadanía que participa en la conformación, el ejercicio y el control de dicho poder, razón por la cual la Constitución dispone: “La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público”. Nuestros déficits de legitimidad obedecen a que no hemos logrado que las elecciones sean limpias y transparentes, pero esos faltantes de legitimidad no habían alcanzado las alarmantes dimensiones que hoy tienen a nivel nacional y territorial: financiación ilegal de las campañas, compra de votos, constreñimiento al elector, presión de los grupos armados y otras formas de fraude electoral.

Esa ilegitimidad se transmite a la conducta de los elegidos, que directa o indirectamente nombran como funcionarios a quienes deberían controlar y a los que otorgan la gobernabilidad que requieren, a cambio de nombramientos, asignaciones presupuestales, contratos, artículos en los POT y ‘mermelada’. El sistema político es, entonces, ilegítimo en su origen y comportamiento. Ahí está el germen, en buena medida, de la corrupción, que hace rato pasó la raya roja de sus “justas proporciones” y ha corrompido las tres ramas del poder, aunque una de las fortalezas de la separación de poderes radica en la dificultad y, a veces, la imposibilidad de corromper al tiempo la legislativa, la ejecutiva y la judicial.

La implementación del Acuerdo Final –su conversión en textos constitucionales y leyes– crea ordenamiento que viola reglas de toda institucionalidad democrática, porque el Congreso abdicó del ejercicio de importantes atribuciones suyas y transfirió otras al Gobierno (‘fast track’ y ley habilitante). También cambia el mapa político del país, porque incrementa el número de congresistas y le otorga al partido de las Farc privilegios que no tendrá ningún otro partido. El Gobierno hizo estas y otras concesiones a solicitud de los desmovilizados. Según Lisandro Duque, cuatro grandes temas de la negociación –Comisión de la Verdad, justicia especial para la paz (JEP), circunscripciones especiales y restitución de tierras, que llama “pasos de animal grande”– le dan “valor agregado moral a una de las partes en conflicto, las Farc, por haber sido propuestas suyas”. A lo anotado agréguense las consecuencias de la destorcida económica (desempleo, reducción de salarios y supresión de puestos de trabajo).

¿Cómo influirán estas situaciones en el comportamiento electoral de la ciudadanía? Para Enrique Santiago, calificado asesor español de las Farc, el proceso en curso debe “configurar una alternativa política de poder real, igual a lo que ha pasado en otros países de América Latina; Colombia ha sido la excepción a esos movimientos sociales y populares en la región, pero ese debe ser su futuro y la mayor utilidad del proceso de paz”.

¿A cuál de las dos izquierdas favorecerá el proceso? ¿A la de quienes sostienen que “nuestro propósito es el socialismo, de eso no debe quedar la menor duda” (‘Iván Márquez’) o a la que defiende un conocido populismo asistencialista? ¿Qué piensan el centro, el centroizquierda y el centroderecha? Nadie puede responder, porque hasta ahora nada está decidido, cualquier cosa puede ocurrir y todo es posible.

JAIME CASTRO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
12 de noviembre 2017 , 02:41 a.m.
 

El país vive situaciones que sumadas producen tanto desasosiego, malestar e indignación que terminarán influyendo –en muchos casos decidiendo– el comportamiento de quienes concurran a las urnas el año entrante. Me refiero a la ilegitimidad del sistema político, la corrupción, el nuevo ordenamiento que crea la implementación del Acuerdo Final y la desaceleración económica.

 
 

Como en toda democracia, el poder de quienes gobiernan tiene como fuente el mandato de la ciudadanía que participa en la conformación, el ejercicio y el control de dicho poder, razón por la cual la Constitución dispone: “La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público”. Nuestros déficits de legitimidad obedecen a que no hemos logrado que las elecciones sean limpias y transparentes, pero esos faltantes de legitimidad no habían alcanzado las alarmantes dimensiones que hoy tienen a nivel nacional y territorial: financiación ilegal de las campañas, compra de votos, constreñimiento al elector, presión de los grupos armados y otras formas de fraude electoral.

Esa ilegitimidad se transmite a la conducta de los elegidos, que directa o indirectamente nombran como funcionarios a quienes deberían controlar y a los que otorgan la gobernabilidad que requieren, a cambio de nombramientos, asignaciones presupuestales, contratos, artículos en los POT y ‘mermelada’. El sistema político es, entonces, ilegítimo en su origen y comportamiento. Ahí está el germen, en buena medida, de la corrupción, que hace rato pasó la raya roja de sus “justas proporciones” y ha corrompido las tres ramas del poder, aunque una de las fortalezas de la separación de poderes radica en la dificultad y, a veces, la imposibilidad de corromper al tiempo la legislativa, la ejecutiva y la judicial.

La implementación del Acuerdo Final –su conversión en textos constitucionales y leyes– crea ordenamiento que viola reglas de toda institucionalidad democrática, porque el Congreso abdicó del ejercicio de importantes atribuciones suyas y transfirió otras al Gobierno (‘fast track’ y ley habilitante). También cambia el mapa político del país, porque incrementa el número de congresistas y le otorga al partido de las Farc privilegios que no tendrá ningún otro partido. El Gobierno hizo estas y otras concesiones a solicitud de los desmovilizados. Según Lisandro Duque, cuatro grandes temas de la negociación –Comisión de la Verdad, justicia especial para la paz (JEP), circunscripciones especiales y restitución de tierras, que llama “pasos de animal grande”– le dan “valor agregado moral a una de las partes en conflicto, las Farc, por haber sido propuestas suyas”. A lo anotado agréguense las consecuencias de la destorcida económica (desempleo, reducción de salarios y supresión de puestos de trabajo).

¿Cómo influirán estas situaciones en el comportamiento electoral de la ciudadanía? Para Enrique Santiago, calificado asesor español de las Farc, el proceso en curso debe “configurar una alternativa política de poder real, igual a lo que ha pasado en otros países de América Latina; Colombia ha sido la excepción a esos movimientos sociales y populares en la región, pero ese debe ser su futuro y la mayor utilidad del proceso de paz”.

¿A cuál de las dos izquierdas favorecerá el proceso? ¿A la de quienes sostienen que “nuestro propósito es el socialismo, de eso no debe quedar la menor duda” (‘Iván Márquez’) o a la que defiende un conocido populismo asistencialista? ¿Qué piensan el centro, el centroizquierda y el centroderecha? Nadie puede responder, porque hasta ahora nada está decidido, cualquier cosa puede ocurrir y todo es posible.

JAIME CASTRO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
12 de noviembre 2017 , 02:41 a.m.
 

El país vive situaciones que sumadas producen tanto desasosiego, malestar e indignación que terminarán influyendo –en muchos casos decidiendo– el comportamiento de quienes concurran a las urnas el año entrante. Me refiero a la ilegitimidad del sistema político, la corrupción, el nuevo ordenamiento que crea la implementación del Acuerdo Final y la desaceleración económica.

 
 

Como en toda democracia, el poder de quienes gobiernan tiene como fuente el mandato de la ciudadanía que participa en la conformación, el ejercicio y el control de dicho poder, razón por la cual la Constitución dispone: “La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público”. Nuestros déficits de legitimidad obedecen a que no hemos logrado que las elecciones sean limpias y transparentes, pero esos faltantes de legitimidad no habían alcanzado las alarmantes dimensiones que hoy tienen a nivel nacional y territorial: financiación ilegal de las campañas, compra de votos, constreñimiento al elector, presión de los grupos armados y otras formas de fraude electoral.

Esa ilegitimidad se transmite a la conducta de los elegidos, que directa o indirectamente nombran como funcionarios a quienes deberían controlar y a los que otorgan la gobernabilidad que requieren, a cambio de nombramientos, asignaciones presupuestales, contratos, artículos en los POT y ‘mermelada’. El sistema político es, entonces, ilegítimo en su origen y comportamiento. Ahí está el germen, en buena medida, de la corrupción, que hace rato pasó la raya roja de sus “justas proporciones” y ha corrompido las tres ramas del poder, aunque una de las fortalezas de la separación de poderes radica en la dificultad y, a veces, la imposibilidad de corromper al tiempo la legislativa, la ejecutiva y la judicial.

La implementación del Acuerdo Final –su conversión en textos constitucionales y leyes– crea ordenamiento que viola reglas de toda institucionalidad democrática, porque el Congreso abdicó del ejercicio de importantes atribuciones suyas y transfirió otras al Gobierno (‘fast track’ y ley habilitante). También cambia el mapa político del país, porque incrementa el número de congresistas y le otorga al partido de las Farc privilegios que no tendrá ningún otro partido. El Gobierno hizo estas y otras concesiones a solicitud de los desmovilizados. Según Lisandro Duque, cuatro grandes temas de la negociación –Comisión de la Verdad, justicia especial para la paz (JEP), circunscripciones especiales y restitución de tierras, que llama “pasos de animal grande”– le dan “valor agregado moral a una de las partes en conflicto, las Farc, por haber sido propuestas suyas”. A lo anotado agréguense las consecuencias de la destorcida económica (desempleo, reducción de salarios y supresión de puestos de trabajo).

¿Cómo influirán estas situaciones en el comportamiento electoral de la ciudadanía? Para Enrique Santiago, calificado asesor español de las Farc, el proceso en curso debe “configurar una alternativa política de poder real, igual a lo que ha pasado en otros países de América Latina; Colombia ha sido la excepción a esos movimientos sociales y populares en la región, pero ese debe ser su futuro y la mayor utilidad del proceso de paz”.

¿A cuál de las dos izquierdas favorecerá el proceso? ¿A la de quienes sostienen que “nuestro propósito es el socialismo, de eso no debe quedar la menor duda” (‘Iván Márquez’) o a la que defiende un conocido populismo asistencialista? ¿Qué piensan el centro, el centroizquierda y el centroderecha? Nadie puede responder, porque hasta ahora nada está decidido, cualquier cosa puede ocurrir y todo es posible.

JAIME CASTRO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

castro jaime

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
Fundado en 1.848 por Don MARIANO OSPINA RODRIGUEZ y Don JOSÉ EUSEBIO CARO ;y desde entonces ha mantenido los mismos principios ideológicos....
Centro Democrático
IMAGE
FUNDADO el 20 de enero de 2.013 POR EL EXPRESIDENTE DE LA REPÚBLICA Alvaro Uribe Vélez. DEFIENDE : Una paz con justícia, una seguridad plena y una...

Usuarios En línea

Hay 1912 invitados y ningún miembro en línea

Indicadores económicos

Encuesta Inteligente

Precandidatos Presidenciales para la primera vuelta

Si las elecciones presidenciales del 2.018,fueran hoy,por cual Partido
o movimiento de los siguientes votarìa Usted ?

13
Coaliciòn del Centro Democràtico progresista con el Conservatismo en alianza ya firmada por URIBE Y PASTRANA
2
JORGE ENRIQUE ROBLEDO, del Polo izquierda socialista,sin coaliciòn pactada.
1
CANDIDATURAS NUEVAS Y FIRMES.
GERMAN VARGAS LLERAS, de Cambio Radical y por firmas,contra las Farc politiqueras y sin controles.
1
HUMBERTO DE LA CALLE.de Liberales santistas,negociador con las FARC,busca y anuncia coaliciòn con la izquierda
1
SERGIO FAJARDO por firmas,sin partido y tendencia izquierdista y sin coaliciòn pactada
» Ir a la encuesta. »
999 Votos que quedan

jVS by www.joomess.de.

Somos una agencia experta en marketing digital especializada en posicionamiento seo o posicionamiento web

De impacto

IMAGE
Domingo, 05 Noviembre 2017 MAS ALLÀ de la moda
IMAGE
Miércoles, 30 Agosto 2017 MISS PERFECTA
IMAGE
Lunes, 31 Julio 2017 PARA LA PLAYA, en Colombia
IMAGE
Domingo, 23 Julio 2017 LA MODA de siempre
IMAGE
Miércoles, 19 Julio 2017 MODA juvenil y elgante
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN

Register

User Registration