Sábado 14 de Diciembre de 2019
America

aviso
A+ A A-

MACRI DICE:LE HAREMOS OPOSICION CONSTRUCTIVA AL NUEVO GOBIERNO ARGENTINO.

Noticia en desarrollo.

macri-duque

Visto: 78

LOS JEFES DEL PARO,SE CREEN MAS QUE MINISTROS Y CONGRESISTAS.

ACEVEDO Por: José Manuel Acevedo 

Estos días de protesta, prolongados en el tiempo, han revelado que algunos autodenominados líderes de las movilizaciones solo intentan adueñarse de una representación exclusiva que no les corresponde. Como si las manifestaciones no hubieran reflejado la pluralidad de voces y la diversidad de intereses que están en juego. Como si el único diálogo que valiera fuera con ellos. Como si los colectivos que han aceptado el llamado del Gobierno para sentarse a conversar fueran organizaciones ‘de segunda’ y solo sirviera, para salir de la crisis, hablar con ‘los propios’; con ‘los capos’ del movimiento social.

Lo de Gustavo Petro es capítulo aparte. Delirante y soberbio, ha entrado en una fase de autodestrucción que da más pesar que preocupación. Como a los loquitos, es mejor dejarlo hablando solo. Lo de otros convocantes, sin embargo, refleja grados de mezquindad e intransigencia frente a los cuales las ciudadanías activas, que en buena hora despertaron, deberían estar atentas para evitar que desvirtúen su legítima protesta y los conviertan en idiotas útiles de intereses electoreros con miras al 2022 o como parapeto de pretensiones de corto alcance que solo buscan demostrar quién tiene la cacerola por el mango.

Hablan de un diálogo amplio, y apenas son llamados a entablar conversaciones en las que también quepan los empresarios y los gremios, salen a decir que exigen reuniones aparte. Dicen querer que todas las voces se oigan, y cuando se hacen convocatorias más amplias descalifican la apertura y, de nuevo, piden encuentros exclusivos atribuyéndose el único liderazgo válido y la única interlocución posible.

Algunos han llegado al ridículo de descalificar el llamado del Ejecutivo a sentarse en la mesa, porque no les gusta el nombre de esos encuentros, “paz con legalidad” o “educación con equidad”, como si ese fuera argumento de peso para trancar un diálogo útil y necesario que en buen momento abrió el Gobierno de la mano de unos moderadores que, en su inmensa mayoría, no son ni uribistas ni duquistas y han prestado sus buenos oficios para acercar a las partes.

Lo peor es que nos han vendido la idea de que todo está fracasando y que estos diálogos no tendrán futuro, solo porque esos líderes más radicales no están yendo a la Casa de Nariño, o porque los que van se levantan de la mesa a la mitad de una reunión, como si los que se quedaran hasta el final fueran voceros espurios o activistas sin representatividad a quienes no vale la pena escuchar.

La verdad es que la actitud de los gobernantes –de los nacionales y de los locales, como la alcaldesa electa Claudia López– de oír, analizar y actuar está contrastando con la intransigencia de unos pocos que se proclaman ‘los auténticos’, ‘los originales’, los dueños del paro. Si estos promotores más tercos no entienden que no solo el Gobierno debe flexibilizar sus posiciones, sino que también a ellos les corresponde ceder, más pronto que tarde van a perder las simpatías que generaron en el inicio de su movilización.

Si, de otra parte, los jóvenes no conminan a sus líderes a conversar, sino que los dejan solos en sus posiciones más duras, también correrán el riesgo de que sus cánticos y consignas caigan en el vacío y la gente que no marcha se aburra de ellos y comience a fustigarlos.

Así como al comienzo de estas protestas era importante pedirle al Gobierno que oyera, ahora vale la pena decirles a los convocantes del paro que el turno es para ellos de flexibilizarse y dar pasos hacia adelante y no hacia el lado o, peor aún, hacia atrás.

@JoseMAcevedo

Visto: 122

EL PRESIDENTE DUQUE Y EL CENTRO DEMOCRATICO,DEBATIERON EN REUNIÒN SEMISECRETA,LOS PROBLEMAS DE LAS MARCHAS,LA SEGURIDAD DEL ESTADO Y EL RESPALDO POLITICO DE LOS COLOMBIANOS..

De acuerdo con algunos de los presentes, al encuentro en la Casa de Nariño acudieron los senadores Álvaro Uribe, José Obdulio Gaviria, Ernesto Macías, Paloma Valencia, Paola Holguín, María Fernanda Cabal, María del Rosario Guerra y Fernando Araújo.

Igualmente los representantes a la Cámara Gabriel Vallejo y Juan David Daza. Por el Gobierno estuvieron Duque, la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, el viceministro Daniel Palacios.

DUQUE9Hubo cordialidad pero franqueza en los planteamientos y en las criticas que publicamente se han conocido sobre las medidas del gobierno,frente a la violencia y a las inhumanas conductas de los marchantes contra la sociedad civil.

Pero no fue`posible conocer detalles de la reuniòn,en los aspectos fundamentales y poliìticos.

Visto: 98

SEIS MAGISTRADO DE LA CORTE CONSTITUCIONAL.FUERON Y SON INCONSTITUCIONALES

CORTE CONSTITUCIONAL COL

Fueron escogidos SIN CONVOCATORIA PUBLICA COMO LO ORDENA LA CONSTITUCION NACIONAL ; TODO A DEDO POR EL SANTISMO ;y el CONSEJO DE ESTADO CONTRA LA PARED;entre la verdad y la cruel politiquerìa; DICEN LOS JURISTAS.

La jurista ASTRID BUITRAGO les descubriò el CHANCHULLO.

Visto: 123

EL COMITÈ DE PARO,NOS QUERÌA GOBERNAR.

RUEDA MARIA I

 
01 de diciembre 2019 , 01:18 a.m.

El paro nacional, como sospechábamos muchos, no tenía planeado tomarse solo un día de expresión de anhelos, de descontento, de hastío, de rebeldía y de propuestas de cambio. Nació cargado de una vocación de prolongarse en el tiempo, para retar, mediante una distorsión conceptual profunda acerca de cómo funciona nuestra democracia, ese poder que ejercen los órganos que en Colombia están legitimados para hacerlo, vía el voto democrático o vía las decisiones del Poder Judicial.

Desde hace ya más de una semana, un grupo de ciudadanos vienen reclamando a la autoridad el cumplimiento de sus peticiones, las cuales pretende imponer de acuerdo con su impulso y su deseo.

Es decir, las multitudes que se manifiestan no están sirviendo propiamente como puentes de opinión válidos, manteniéndose sobre los cauces democráticos. No están dispuestas a aceptar que el Presidente se niegue a plegarse a su voluntad, a la que consideran superior a la voluntad del Gobierno, nadie ha podido explicar bien por qué.

Originalmente estaban concebidas como expresiones ciudadanas legítimas, que la Constitución concede como un derecho; cuando esos ciudadanos salen a la calle adquieren la calidad de solicitantes en ejercicio de derechos individuales o colectivos, pero de ninguna manera se constituyen en poderes cuyas decisiones estén llamadas a convertirse obligatoriamente en acciones del Estado. La ciudadanía está protestando y canalizando su protesta a través de derechos de petición, en cumplimiento de procesos institucionales; pero carece de la autoridad de adjudicar actos de obligatorio cumplimiento al Gobierno. Vaya a saber uno si eso es lo que entiende el Comité Nacional del Paro cuando asegura que “el diálogo debe ser incluyente, democrático y eficaz”. Se puede protestar, se puede proponer, se puede discutir, pero no pueden pretender que su voluntad sea equivalente a la autoridad del gobernante, de la que carecen porque ella pertenece a los órganos del Estado, de acuerdo con el diseño de la Constitución. El Gobierno puede aceptar diálogos con ellos, que sean compatibles con no traicionar la democracia y el Estado de derecho.

Me parece que, por lo menos hasta el viernes, atravesábamos un momento de terrible confusión cuando unos creían que las decisiones del Comité del Paro serían las que seguirán gobernando en adelante a Colombia, como llegó a confirmarlo el arúspice gobernador de Nariño, Camilo Romero, según dijo en las redes: “Ya el poder, como lo conocemos en Colombia, llegó a su punto final”.

Los diálogos entre Gobierno y marchantes seguramente comenzarán a languidecer en las vísperas navideñas. Pero eso no significa que no volverá a llegar enero con toda su alegría, reviviendo probablemente esta agitación popular que no pinta tener una pronta solución.

Entonces, el Gobierno debería invertir las vacaciones en sacudirse de encima lo urgente, que le está impidiendo ser más eficaz. Haré una enumeración corta por razones de espacio, sin que esto impida que vuelva a ello en próxima columna.

1) El Presidente se está aislando. Un mandatario que le entregue su agenda a una sola persona y se encierre con esta a tomar las decisiones es un presidente que cada día oirá menos y desde más lejos.

2) El Presidente permitió que se le dividiera su partido de gobierno. Es el peor momento para que, desde el Centro Democrático, el expresidente Uribe admita que tiene con Duque una relación escasa, no frecuente, y muy institucional. Lo ideal sería que Uribe admitiera sus diferencias con el Presidente y aceptara dar consejos, pero no imponerlos.

3) El Presidente tiene que reconocer que su política internacional está haciendo aceite. Seguramente para limpiar su expresión de “desastre” que utilizó en conversación privada con el embajador Santos, contra el excanciller Trujillo, la nueva canciller, de monumental cabellera azabache, se explayó demasiado en elogios a su antecesor, cuando lo que tiene que hacer es dar un timonazo en materia de Venezuela, Cuba y el Eln, porque por donde vamos no es.

4) Y antes del 16, como sea posible, el Gobierno tiene que dejar aprobada en el Congreso la ley de financiamiento, la única que puede salvar el crecimiento económico proyectado y conservar las notas de las calificadoras de riesgo.

Con esos cuatro punticos arreglados durante las vacaciones navideñas, tendrá más aire para enfrentar lo que nos traerá enero.

Entre tanto... Y también podemos usar las vacaciones para reflexionar sobre el papel de los medios, los gremios, los profesores y los jueces ante esta agitación callejera.

MARÍA ISABEL RUEDA

 
01 de diciembre 2019 , 01:18 a.m.

El paro nacional, como sospechábamos muchos, no tenía planeado tomarse solo un día de expresión de anhelos, de descontento, de hastío, de rebeldía y de propuestas de cambio. Nació cargado de una vocación de prolongarse en el tiempo, para retar, mediante una distorsión conceptual profunda acerca de cómo funciona nuestra democracia, ese poder que ejercen los órganos que en Colombia están legitimados para hacerlo, vía el voto democrático o vía las decisiones del Poder Judicial.

Desde hace ya más de una semana, un grupo de ciudadanos vienen reclamando a la autoridad el cumplimiento de sus peticiones, las cuales pretende imponer de acuerdo con su impulso y su deseo.

Es decir, las multitudes que se manifiestan no están sirviendo propiamente como puentes de opinión válidos, manteniéndose sobre los cauces democráticos. No están dispuestas a aceptar que el Presidente se niegue a plegarse a su voluntad, a la que consideran superior a la voluntad del Gobierno, nadie ha podido explicar bien por qué.

Originalmente estaban concebidas como expresiones ciudadanas legítimas, que la Constitución concede como un derecho; cuando esos ciudadanos salen a la calle adquieren la calidad de solicitantes en ejercicio de derechos individuales o colectivos, pero de ninguna manera se constituyen en poderes cuyas decisiones estén llamadas a convertirse obligatoriamente en acciones del Estado. La ciudadanía está protestando y canalizando su protesta a través de derechos de petición, en cumplimiento de procesos institucionales; pero carece de la autoridad de adjudicar actos de obligatorio cumplimiento al Gobierno. Vaya a saber uno si eso es lo que entiende el Comité Nacional del Paro cuando asegura que “el diálogo debe ser incluyente, democrático y eficaz”. Se puede protestar, se puede proponer, se puede discutir, pero no pueden pretender que su voluntad sea equivalente a la autoridad del gobernante, de la que carecen porque ella pertenece a los órganos del Estado, de acuerdo con el diseño de la Constitución. El Gobierno puede aceptar diálogos con ellos, que sean compatibles con no traicionar la democracia y el Estado de derecho.

Me parece que, por lo menos hasta el viernes, atravesábamos un momento de terrible confusión cuando unos creían que las decisiones del Comité del Paro serían las que seguirán gobernando en adelante a Colombia, como llegó a confirmarlo el arúspice gobernador de Nariño, Camilo Romero, según dijo en las redes: “Ya el poder, como lo conocemos en Colombia, llegó a su punto final”.

Los diálogos entre Gobierno y marchantes seguramente comenzarán a languidecer en las vísperas navideñas. Pero eso no significa que no volverá a llegar enero con toda su alegría, reviviendo probablemente esta agitación popular que no pinta tener una pronta solución.

Entonces, el Gobierno debería invertir las vacaciones en sacudirse de encima lo urgente, que le está impidiendo ser más eficaz. Haré una enumeración corta por razones de espacio, sin que esto impida que vuelva a ello en próxima columna.

1) El Presidente se está aislando. Un mandatario que le entregue su agenda a una sola persona y se encierre con esta a tomar las decisiones es un presidente que cada día oirá menos y desde más lejos.

2) El Presidente permitió que se le dividiera su partido de gobierno. Es el peor momento para que, desde el Centro Democrático, el expresidente Uribe admita que tiene con Duque una relación escasa, no frecuente, y muy institucional. Lo ideal sería que Uribe admitiera sus diferencias con el Presidente y aceptara dar consejos, pero no imponerlos.

3) El Presidente tiene que reconocer que su política internacional está haciendo aceite. Seguramente para limpiar su expresión de “desastre” que utilizó en conversación privada con el embajador Santos, contra el excanciller Trujillo, la nueva canciller, de monumental cabellera azabache, se explayó demasiado en elogios a su antecesor, cuando lo que tiene que hacer es dar un timonazo en materia de Venezuela, Cuba y el Eln, porque por donde vamos no es.

4) Y antes del 16, como sea posible, el Gobierno tiene que dejar aprobada en el Congreso la ley de financiamiento, la única que puede salvar el crecimiento económico proyectado y conservar las notas de las calificadoras de riesgo.

Con esos cuatro punticos arreglados durante las vacaciones navideñas, tendrá más aire para enfrentar lo que nos traerá enero.

Entre tanto... Y también podemos usar las vacaciones para reflexionar sobre el papel de los medios, los gremios, los profesores y los jueces ante esta agitación callejera.

MARÍA ISABEL RUEDA

 

Visto: 75

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
EL CONSERVATISMO COLOMBIANO,ES UN PARTIDO ESTABLE,NO PERSONALISTA,CON UN PROGRAMA IDEOLOGICO Y POLITICO DE 1O PRINCIPIOS Y 8...
Centro Democrático
IMAGE
EL CENTRO DEMOCRATICO COLOMBIANO ES UN PARTIDO CON JEFE NATURAL Y SIN PROGRAMA DE PRINCIPIOS IDEOLOGICOS Y POLITICOS,FIJOS Y EXPLICITOS. FUNDADO el...

Usuarios En línea

Hay 4769 invitados y ningún miembro en línea

Indicadores económicos

De impacto

IMAGE
Martes, 19 Noviembre 2019
IMAGE
Martes, 19 Noviembre 2019
IMAGE
Martes, 19 Noviembre 2019
IMAGE
Domingo, 03 Noviembre 2019
IMAGE
Domingo, 03 Noviembre 2019
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN