Miércoles 24 de Octubre de 2018
DUQUE CONTRA LAS ENCUESTAS

aviso
A+ A A-

DUQUE CONTRA LAS ENCUESTAS

VARGAS MAURICIO

 
01 de septiembre 2018 , 11:48 p.m.
 

La más reciente entrega del Gallup Poll confirmó lo que muchos sospechaban: que entre Iván Duque y la opinión no hubo luna de miel. En apenas 20 días desde su posesión, el índice de aprobación a su gestión alcanza un lánguido 40 %, muchísimo mejor –es cierto– que el 23 % con el que Juan Manuel Santos terminó, pero lejos del 60 %, promedio de arranque de la mayoría de los mandatarios.

 

Aunque de seguro esos números inquietan a la Casa de Nariño, se me ocurre que de pronto no sean tan mala noticia. Durante los dobles mandatos de Álvaro Uribe y de Santos –16 años en total–, el país se movió entre dos extremos: un mandatario –Uribe– que se levantaba todas las mañanas a dar un golpe de opinión, con lo cual se mantuvo en torno al 70 % de aprobación, y otro –Santos– que, no obstante su empeño en conquistar a los medios para que hablaran bien de él, nunca pudo lucir como un líder convincente y se arrastró, casi siempre, por los lados del 20 %.

La valoración –y, a veces, la gestión misma– de esos gobiernos parecía limitada a las encuestas. Con Duque hay circunstancias diferentes que vale la pena tener en cuenta, y que le deben permitir dedicarse a gobernar antes que a tratar de ganar en los sondeos. La primera es que ya no habrá reelección, de modo que el jefe del Estado no tiene que andar cuidando su imagen con miras a llegar bien posicionado, en cuatro años, a una nueva elección. Y la segunda, que, como solo tendrá un periodo, mientras más pronto comience a tomar decisiones –muchas impopulares pero necesarias–, mejor.

La situación fiscal roza la catástrofe: el proyecto de presupuesto para 2019, que Santos dejó listo, tiene un hueco de $ 25 billones, y para financiarlo harían falta no una sino tres reformas tributarias. En su desespero por quedar bien con la opinión y pagar favores políticos, Santos ferió billones de pesos en publicidad en los medios amigos y dejó libre la barra de la contratación para que muchos de sus congresistas se bebieran las arcas públicas.

Para poner la casa en orden, Duque tendrá que recortar a lo mínimo la inversión en publicidad, lo que de seguro le traerá problemas con los medios consentidos por Santos. Pero lo más duro –como ya es evidente– será acabar con la ‘mermelada’, una tarea en la que el Presidente parece comprometido de manera seria.

El Gobierno cuenta con el apoyo del Centro Democrático –el partido del Presidente–, y aunque el ala derechista del uribismo se sienta incómoda con las posturas centristas de Duque, sus bancadas terminarán votando los proyectos del Ejecutivo. Los conservadores, que tienen vicepresidente y algunos representantes en el gabinete, harán lo propio, aunque a veces pataleen.

Pero para tener mayorías en el Capitolio, Duque necesita sumar a los liberales o a Cambio Radical. Ninguno de esos dos grupos está contento: el Presidente se ha negado a pactar con ellos las cuotas burocráticas y tajadas presupuestales a las que Santos los acostumbró. Ambos sectores han amenazado con declararse “en independencia”, algo que, en el marco del nuevo estatuto de la oposición, los deja por fuera de cualquier participación en la coalición de gobierno. ¿Se atreverán César Gaviria y Germán Vargas a quedarse sin nada? ¿Los seguirán en ese camino sus bancadas?

Duque ha comenzado a explorar un camino que puede sumarle los votos que le hacen falta en el Congreso: pactar inversiones regionales con alcaldes y gobernadores –que, a diferencia de los parlamentarios, necesitan mostrar que sí las hacen–. La idea es que esos mandatarios influyan en los congresistas de sus regiones para que apoyen al Gobierno. Es difícil saber si esa fórmula le va a funcionar al Presidente, pero al menos es distinta a la ‘mermelada’ criminal. Y eso, de entrada, es positivo.

MAURICIO VARGAS
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
.
 

La más reciente entrega del Gallup Poll confirmó lo que muchos sospechaban: que entre Iván Duque y la opinión no hubo luna de miel. En apenas 20 días desde su posesión, el índice de aprobación a su gestión alcanza un lánguido 40 %, muchísimo mejor –es cierto– que el 23 % con el que Juan Manuel Santos terminó, pero lejos del 60 %, promedio de arranque de la mayoría de los mandatarios.

 

Aunque de seguro esos números inquietan a la Casa de Nariño, se me ocurre que de pronto no sean tan mala noticia. Durante los dobles mandatos de Álvaro Uribe y de Santos –16 años en total–, el país se movió entre dos extremos: un mandatario –Uribe– que se levantaba todas las mañanas a dar un golpe de opinión, con lo cual se mantuvo en torno al 70 % de aprobación, y otro –Santos– que, no obstante su empeño en conquistar a los medios para que hablaran bien de él, nunca pudo lucir como un líder convincente y se arrastró, casi siempre, por los lados del 20 %.

La valoración –y, a veces, la gestión misma– de esos gobiernos parecía limitada a las encuestas. Con Duque hay circunstancias diferentes que vale la pena tener en cuenta, y que le deben permitir dedicarse a gobernar antes que a tratar de ganar en los sondeos. La primera es que ya no habrá reelección, de modo que el jefe del Estado no tiene que andar cuidando su imagen con miras a llegar bien posicionado, en cuatro años, a una nueva elección. Y la segunda, que, como solo tendrá un periodo, mientras más pronto comience a tomar decisiones –muchas impopulares pero necesarias–, mejor.

La situación fiscal roza la catástrofe: el proyecto de presupuesto para 2019, que Santos dejó listo, tiene un hueco de $ 25 billones, y para financiarlo harían falta no una sino tres reformas tributarias. En su desespero por quedar bien con la opinión y pagar favores políticos, Santos ferió billones de pesos en publicidad en los medios amigos y dejó libre la barra de la contratación para que muchos de sus congresistas se bebieran las arcas públicas.

Para poner la casa en orden, Duque tendrá que recortar a lo mínimo la inversión en publicidad, lo que de seguro le traerá problemas con los medios consentidos por Santos. Pero lo más duro –como ya es evidente– será acabar con la ‘mermelada’, una tarea en la que el Presidente parece comprometido de manera seria.

El Gobierno cuenta con el apoyo del Centro Democrático –el partido del Presidente–, y aunque el ala derechista del uribismo se sienta incómoda con las posturas centristas de Duque, sus bancadas terminarán votando los proyectos del Ejecutivo. Los conservadores, que tienen vicepresidente y algunos representantes en el gabinete, harán lo propio, aunque a veces pataleen.

Pero para tener mayorías en el Capitolio, Duque necesita sumar a los liberales o a Cambio Radical. Ninguno de esos dos grupos está contento: el Presidente se ha negado a pactar con ellos las cuotas burocráticas y tajadas presupuestales a las que Santos los acostumbró. Ambos sectores han amenazado con declararse “en independencia”, algo que, en el marco del nuevo estatuto de la oposición, los deja por fuera de cualquier participación en la coalición de gobierno. ¿Se atreverán César Gaviria y Germán Vargas a quedarse sin nada? ¿Los seguirán en ese camino sus bancadas?

Duque ha comenzado a explorar un camino que puede sumarle los votos que le hacen falta en el Congreso: pactar inversiones regionales con alcaldes y gobernadores –que, a diferencia de los parlamentarios, necesitan mostrar que sí las hacen–. La idea es que esos mandatarios influyan en los congresistas de sus regiones para que apoyen al Gobierno. Es difícil saber si esa fórmula le va a funcionar al Presidente, pero al menos es distinta a la ‘mermelada’ criminal. Y eso, de entrada, es positivo.

MAURICIO VARGAS
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
EL CONSERVATISMO COLOMBIANO,ES UN PARTIDO ESTABLE,NO PERSONALISTA,CON UN PROGRAMA IDEOLOGICO Y POLITICO DE 1O PRINCIPIOS Y 8...
Centro Democrático
IMAGE
EL CENTRO DEMOCRATICO COLOMBIANO ES UN PARTIDO CON JEFE NATURAL Y SIN PROGRAMA DE PRINCIPIOS IDEOLOGICOS Y POLITICOS,FIJOS Y EXPLICIDOS. FUNDADO el...

Usuarios En línea

Hay 1000 invitados y ningún miembro en línea

Indicadores económicos

De impacto

IMAGE
Martes, 11 Septiembre 2018 CUERPOS BELLOS,para mostrar en Colombia
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 MUJERES BELLAS y elegantes
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 Mujeres en la vida moderna
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 UNA MODELO moderna
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 UNA MODELO moderna
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN