Miércoles 24 de Octubre de 2018
Verdades Confirmadas

aviso
A+ A A-

BOLSONARO UN DEMOCRATA FUERTE SIN UNIFORME

John Marulanda        

Presentar a Bolsonaro como único resultado de una maquinación castrense,  vocear su “extremismo” de derecha,  su misoginia y compararlo con Hitler, Duterte o Trump,  son argumentos que desdibujan la realidad política brasileña: fatiga estructural con una izquierda mentirosa, ladrona y destructora de su Ordem e Progresso. El petismo (PT), Lula  y Dilma, ex terrorista de la Vanguardia Armada Revolucionaria Palmares (VAR), están en el centro de esta calamidad político-económica. En política, como en física, a tal acción tal reacción.

Desde los 60´s, la izquierda sentenció que las favelas no eran el problema sino la solución. Hoy, esos macrotugurios están controladas por el Crimen Organizado Transnacional que asesinó 385 policías en 2017 y derriba helicópteros cuando sobrevuelan las lomas empobrecidas de Rio. El país del Lava Jato y de Odebrecht, registró 62.500 asesinatos en 2016.  Ante tal inseguridad y corrupción, millones de ciudadanos salieron a la calle pidiendo la intervención militar pero el General Villas Boas, Comandante del Ejército, fijó la posición institucional y profesional: descartó cualquier  injerencia uniformada, manifestando sin embargo,  la necesidad de aplicar la justicia. En este escenario,  el ex capitán paracaidista Bolsonaro, surge como un clamor mayoritario del alma brasileña que reclama Seguridad, Justicia y progreso económico.

Con Bolsonaro, el Foro de Sao Paulo, centro estratégico de la nefasta izquierda latinoamericana (Castro, Lula y Chávez),deberá desaparecer y el apoyo a Irán y Cuba, minimizarse; Venezuela tendrá otro fronterizo, fuerte y ácido crítico; etarras y farianos podrán ser expulsados; el narcotráfico – es el segundo consumidor de cocaína después de EEUU- trataría de reducirse; el crecimiento del PIB, estimado en un 2.9%, podría aumentar; en fin, el orden constitucional puede consolidarse en un país que es ejemplo y guía para todo el continente.

Una encuesta reciente a estudiantes de grado 8 en México, República Dominicana, Colombia, Perú y Chile, mostró que los alumnos prefieren un estado dictatorial si este conlleva orden y seguridad. El instinto de supervivencia de las sociedades está por encima de los malabares políticos y Bolsonaro es otra evidencia del hartazgo social con la mamertada latinoamericana que puja por llegar al poder para usufructo de unos pocos buenavida de la revolución y el goce onanístico de los ideólogos marxistas-leninistas. Viramos a la derecha, con militares sin uniforme.

 

 

 

Visto: 60

LAS MENTIRAS DE BARCELÒ EN LA CORTE

VARGAS MAURICIOPor: Mauricio Vargas 22 de septiembre 2018 , 11:53 p.m. Quedé estupefacto hace unos días, cuando leí la carta que, el 10 de septiembre, una funcionaria de la Sala Penal de la Corte Suprema le dirigió al expresidente Álvaro Uribe. Por instrucciones del magistrado José Luis Barceló, la firmante de la nota le informó al senador que en un proceso contra otro congresista, el representante chocoano Nilton Córdoba, el celular de Uribe fue intervenido durante varias semanas de manera accidental. En medio del galimatías que caracteriza la misiva, es posible concluir que la Sala Penal de la Suprema intervino dicha línea celular creyendo que se trataba del móvil del congresista Córdoba, investigado en el escándalo del ‘cartel de la toga’. Ante el natural estrépito que produjo que la Sala Penal, acusada desde hace años de actuar con un sesgo anti-Uribe, hubiese violado el derecho a la intimidad del exmandatario por un oscuro procedimiento que la Corte atribuía a un accidente, Barceló –quien semanas atrás, en una decisión altamente controvertida, había citado a indagatoria al expresidente– salió a los medios a intentar explicar lo ocurrido. El magistrado, por demás presidente de la Suprema, dio a entender que la culpa la tuvo el representante Córdoba porque, según lo sugirió el magistrado, en sus primeras diligencias ante la Corte entregó el número del celular de Uribe como si fuera el del parlamentario chocoano. Córdoba dijo a los medios que él no había entregado ese número y complicó con ello a Barceló, quien se mantuvo en que no hubo error de la Corte. No contento con eso, sostuvo que las conversaciones interceptadas a Uribe podían ser usadas no en el proceso contra Córdoba, sino en el que la Corte sigue contra el exmandatario, y que ya no manejará Barceló por la creación de las nuevas salas y de la doble instancia, donde quizás haya más garantías de equilibrio para saber si el exmandatario cometió o no un delito, pues con Barceló parecía condenado de antemano. Consulté con varios penalistas, y todos me dijeron que interceptar a Uribe sin justificación y por un supuesto accidente puede viciar de nulidad esas pruebas. Al quedar en evidencia y disparar la sospecha de una maniobra para chuzar al expresidente sin el debido proceso, Barceló volvió al ataque. En una larguísima entrevista con semana.com, ensayó otra versión: que como Córdoba era investigado desde hace varios años, fue en ese entonces cuando identificaron como suyo el celular de Uribe. ¿De modo que, antes de interceptar un teléfono anotado años atrás, la Sala Penal no verifica que sea el del indagado? Para lavarse las manos, Barceló les echó la culpa del desatino a agentes del CTI, que –bueno es aclararlo– trabajan bajo las órdenes de los magistrados. Entiendo que usted, lector, se pierda un poco con estas explicaciones. Yo también me perdí leyendo y releyendo oficios de la Sala Penal y frases del magistrado. En vez de tanta justificación enredada, lo que le correspondía a Barceló, dada la dignidad de su cargo de presidente de la Corte Suprema, era reconocer de frente el error, presentarle disculpas a Uribe y, muy posiblemente, decretar la nulidad de las pruebas recogidas por tan ilegal procedimiento. Lo demás es intentar explicar lo inexplicable, echando mano de un amasijo de argumentos poco convincentes, cuando lo que hubo fue una metida de pata descomunal –y sospechosa– de la Sala Penal de la Corte. * * * * Sospecha confirmada. Al pedir las pruebas que Estados Unidos tiene contra ‘Santrich’, en clara violación del procedimiento de ley, la JEP sigue embolatando la extradición del amigo del cartel de Sinaloa y confirma así la sospecha de que está dispuesta a proteger a este oscuro personaje. Parece que los exabogados de las Farc que trabajan en ese tribunal están haciendo la tarea. MAURICIO VARGAS Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto: 79

EL MINISTERIO DE LA FAMILIA EXCELENTE

vargas-llerasPor: Germán Vargas Lleras 16 de septiembre 2018 , 12:06 a.m. Esta semana presentaremos al Congreso una iniciativa para crear el ministerio de la familia. El ministerio que proponemos, a diferencia de otras iniciativas orientadas a temas de género o a la promoción de ideologías, permitirá una eficiente reestructuración de 22 entidades y programas dispersos en muchas más para agruparlos y redistribuir sus funciones, evitar duplicidades, depurar las bases de datos, reducir burocracia y, sobre todo, garantizar que los 11,2 billones de pesos que anualmente se invierten tengan un impacto más positivo y lleguen a quienes más lo necesitan. En Colombia, el Ministerio de Agricultura se ocupa hoy de la atención a la mujer rural; de Jóvenes en Acción, la Presidencia de la República; de Familias para la Paz y Desayunos con Amor, el ICBF. De la Red Unidos y el programa Amamantar se encarga el Ministerio de Salud; de Familias Guardabosques, el Ministerio de Ambiente. Primera Infancia y Equidad para la Mujer los orientan otras dos consejerías presidenciales, y los programas para el adulto mayor son responsabilidad del Ministerio del Trabajo. La atención a la población discapacitada, como otros programas, el DPS. Y de la población indígena y afrocolombiana se ocupa el Ministerio del Interior. Estos pocos ejemplos ilustran la urgencia de implementar una política pública nacional que articule y coordine en todo el territorio la gestión, inversiones y los numerosos programas del sector social y de familia. Países como Alemania, Austria, Dinamarca, o Chile en nuestra región, han entendido las virtudes de elevar a rango ministerial la protección y promoción de la familia, entendida como el núcleo fundamental de la sociedad y vista desde una perspectiva pluralista, amplia e incluyente, integrada, como bien ha señalado nuestra Corte, no solo por vínculos de consanguinidad o jurídicos sino también por aquellos afectivos, considerando las situaciones sociales, históricas y de la realidad del país. La propuesta institucional consiste en transformar a costo cero el actual Departamento para la Prosperidad Social y eliminar los subsidios duplicados o mal focalizados, ajustar la frondosa burocracia actual e impedir las asignaciones politiqueras que desangran el sistema sin ninguna justificación. Entre los programas por reformular están los relacionados con la promoción de la lactancia materna, la nutrición y la salud del núcleo familiar a través de un nuevo modelo de medicina familiar. También se ocupará el ministerio de la primera infancia de atención integral en salud, nutrición, educación y acompañamiento, que no es otra cosa que proporcionarles afecto. Y con respecto a la infancia, centrará sus programas en educación, deporte, estilos de vida saludables y erradicación del trabajo infantil en todas sus formas. En cuanto a los adolescentes y jóvenes, el ministerio deberá propender a romper los ciclos de pobreza que se inician en esta etapa, a través de programas para duplicar el número de niños en jornada única y prevenir el embarazo en adolescentes, al igual que el consumo de drogas y alcohol. Y para los adultos mayores, el ministerio tendrá la responsabilidad de crear un sistema nacional de atención y fortalecer el sistema de protección de la vejez. Igualdad, equidad y autonomía de la mujer son objetivos críticos por conseguir a través del ministerio. Comenzando por el empoderamiento económico de la mujer, su especial derecho a la salud y a la formación y particular atención a la mujer rural, hoy la más vulnerable. Capítulo aparte entre las responsabilidades de este ministerio serán la política pública de prevención y el combate a la impunidad en asuntos de violencia intrafamiliar. Entiendo perfectamente que cualquier iniciativa para crear un ministerio genere controversia y temores relacionados con mayor gasto y mayor burocracia. No es el caso del que estamos proponiendo. El ministerio de la familia es solo la cuota inicial en el propósito de darles a esta institución y a la inversión social el lugar que les corresponde en una sociedad moderna e incluyente como la que estamos empeñados en construir. GERMÁN VARGAS LLERAS

Visto: 73

EL GLIFOSATO SEGURO Y EFICAZ PARA COLOMBIA

Andrés Espinosa Fenwarth

En Colombia, sin glifosato, los cultivos ilícitos seguirán su crecimiento exponencial.

El glifosato es el herbicida más usado en 160 países. Desde su introducción en 1974, el glifosato se convirtió en el agroquímico más seguro y eficaz de nuestro tiempo, como consecuencia de su probada capacidad de control de malezas indeseables, sólido perfil de seguridad y beneficios económicos y ambientales. El glifosato es fundamental para el desarrollo sostenible de los cultivos agrícolas en los países tropicales como Colombia.

Tanta belleza y exuberancia ecuatorial tienen un costo social insospechado, relacionado con la abundancia de malezas que ponen en riesgo la agricultura, las vías férreas, puentes, corredores viales y jardines a lo largo y ancho del país.

El glifosato cuenta con un amplio historial de uso seguro no carcinogénico, fruto de 40 años de evaluaciones científicas plasmadas en 800 estudios e investigaciones independientes, incluidas las valoraciones de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, la Agencia Europea de Químicos, la Agencia Regulatoria para el Manejo de Plagas de Canadá, la Comisión Japonesa de Inocuidad Alimentaria, la Administración Coreana de Desarrollo Rural, la Autoridad Australiana de Medicamentos de Uso Veterinario y Plaguicidas y la Agencia de Protección Ambiental de Nueva Zelanda.

Asimismo, tres de los cuatro programas de la Organización Mundial de la Salud determinaron que el glifosato no era cancerígeno. La única publicación atípica proviene de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, que en el 2015 determinó, erróneamente, que el glifosato era un “carcinógeno probable”, cuya opinión resulta inconsistente con casi medio siglo de investigación científica a nivel global.

El fallo del jurado del Tribunal Estatal de California en el juicio del jardinero Dewayne Johnson contra Monsanto, quien sufre de linfoma no hodgkiniano (cáncer originado en los glóbulos blancos de la sangre), revivió la polémica pública sobre la aplicación segura del glifosato. El estudio epidemiológico del Agricultural Health Study 2018 de Estados Unidos, publicado por el Journal of the National Cancer Institute, no encontró vínculo alguno entre los herbicidas a base de glifosato y el linfoma no Hodgkin que padece Johnson. Además, este veredicto no cambia el extenso acervo científico según el cual el uso de glifosato es seguro y no produce cáncer. Bayer –multinacional alemana que adquirió recientemente a Monsanto– anunció que planea desafiar este fallo y confía en que la ciencia finalmente prevalecerá en este caso.

En Colombia, el glifosato se utiliza como madurante de la caña de azúcar y herbicida para el control de malezas en los cultivos de café, palma de aceite, arroz, banano, plátano, papa, maíz, soya, algodón, aguacate y siembras forestales. En Colombia, sin glifosato, no habría agricultura sostenible. Hasta mediados del 2011, el glifosato era asperjado en las zonas cocaleras para la erradicación de esta droga maldita. Desde su errada suspensión, los cultivos de coca se septuplicaron. En Colombia, sin glifosato, los cultivos ilícitos seguirán su crecimiento exponencial. En Colombia, sin glifosato, la Casa Blanca, con sobradas razones, nos descertificará.

 

 

Visto: 79

PARA DONDE VA DUQUE EN COLOMBIA

Libardo Botero C.     

La tarea que se echó Iván Duque sobre sus hombros al asumir la presidencia de la república no fue de poca monta. Recomponer una economía y un fisco con abultadas cifras en rojo, apuntalar y refaccionar el deteriorado aparato institucional, sacar al país del fango de la corruptela tolerada y auspiciada desde las altas esferas estatales, hacerle frente al descontento por la impunidad e insólitas gabelas otorgadas por el pasado gobierno a los terroristas, restablecer el imperio de la seguridad y la moral de combate de la fuerza pública, volver a sus carriles tradicionales nuestras relaciones internacionales, para solo mencionar los retos más acusados.

Y a fe que lo ha venido cumpliendo con singular dedicación y empeño, aunque rodeado de inmensas dificultades. El claro mandato de la ciudadanía el 17 de junio fue su punto de partida; su entereza y firmes convicciones, el ancla segura. Claro que eso no basta. Los factores en contra no son pocos ni despreciables. La vieja politiquería clientelista mantiene considerable fuerza. La oposición de signo izquierdista ha jurado atravesarse como mula muerte en su camino, y empezó su irracional resistencia desde antes de la posesión. Los medios que huelen que han perdido los gajes de ayer tratan con dureza al nuevo jefe de Estado. La fuerza del Centro Democrático en el parlamento no le permite al ejecutivo un fácil trámite de su paquete legislativo.

A todos estas dificultades ha venido a sumarse, quién lo creyera, la emergencia de una corriente de “fuego amigo”, impaciente, exigente, plena de verdades generales pero carente de soluciones prácticas, que se atosiga con su mismo desespero. Tres semanas apenas de ejercicio son suficientes para ellos, al parecer, para semejante desazón. No admiten que tiempo requieren las cosas y mucho más en la situación que recibió Duque. Por el contrario, creemos nosotros, tres semanas pueden ser un indicador valedero del trabajo denodado del primer mandatario, de ejecutorias que refrendan que ha obrado según lo había previsto, de pasos seguros y certeros que testifican que poco a poco va materializando los cambios que prometió, aunque a veces haya tenido que improvisar salidas ante hechos inéditos. Quisiera, abusando de los lectores, tratando de ser muy sintético, repasar algunos de esos hitos esenciales.

Empiezo por el tema candente de la corrupción. Algunos solo miran el acontecimiento episódico de la presencia de Timochenko en Palacio, o de haber convocado a sus adversarios para conjugar esfuerzos contra este flagelo. Olvidan que el mismo 8 de agosto Duque radicó en el Congreso un paquete legislativo de mayor significación que el relativamente inane de la consulta anticorrupción. Que ha trazado como línea de gobierno eliminar la mermelada, los cupos indicativos a los congresistas, y cualquier transacción por cuotas burocráticas para asegurarse respaldo parlamentario, nombrando un gabinete esencialmente técnico, por primera vez en el país. Este solo elemento es el mayor vuelco político que se haya dado en Colombia en mucho tiempo. Con ello, corre el riesgo de complicar el trámite de muchas leyes que el gobierno necesita, pero la determinación del presidente es no ceder en ese empeño, cueste lo que le cueste. La elección de Contralor fue una prueba de fuego de esta determinación para sanear la política, que muchos no han entendido o querido entender, porque esperaban que ganar el poder implicaba también manipular los órganos de control. La respuesta que en su momento dio Ernesto Macías al respecto, que refleja la postura del presidente, fue contundente: un gobierno que no va a robar no le tiene miedo a que lo controlen, sea quien sea el que ejerza esas funciones.

No han faltado quienes han interpretado de manera torcida lo acaecido en la consulta anticorrupción. Que fue una derrota de Duque, porque su votación superó la del 17 de junio, escondiendo que Duque respaldó dicha consulta y votó en ella. Que significa una ruptura con el expresidente Uribe, porque este último no la respaldó, cuando sabemos que fue muy claro en cuanto a que su decisión era que prefería el paquete de propuestas legislativas de Duque, que estimaba mejores que los puntos de la consulta, y por tanto se concentraría en sacarlas adelante. En últimas, concluyo (habiendo sido, como fui, opuesto a tal consulta, que no voté), sin querer queriendo, como lo han indicado distintos analistas: la consulta no logró el umbral, probablemente, por la oposición de Uribe; pero, simultáneamente, el respaldo de Duque le ha permitido evitar que la oposición hirsuta capitalice la votación obtenida y, a la par, canalizar el sentimiento contra la corrupción en la concreción de un amplio pacto nacional para sacar adelante cambios constitucionales y legales de trascendencia. Que, en su mayor parte, exceden los limitados y parcializados puntos de la consulta, y tienen como eje no los 7 puntos de esta, sino la batería de proyectos del gobierno, los proyectos de la Procuraduría y la Fiscalía, y otros del Centro Democrático como el que congela el sueldo de los congresistas. ¿Puede todo eso soslayarse por la presencia de Timochenko en Palacio?

Tomemos ahora el tema de la seguridad. Muchos esperaban que Duque cambiara la cúpula militar de entrada y “depurara” las fuerzas militares. No voy a repetir los argumentos esgrimidos sobre el tema. Pero lo que han demostrado los hechos de estas semanas es que, aún con la antigua cúpula militar, el cambio esperado se está dando. Hay un plan de choque contra la criminalidad que va dando resultados con la captura o baja de connotados cabecillas de bandas, carteles, disidencias y todo tipo de organizaciones criminales. El liderazgo presidencial en esta materia es determinante. La presencia del presidente en Tumaco, el Catatumbo, el Cauca y otros lugares neurálgicos ha transmitido un mensaje a los uniformados y la ciudadanía, que revive la confianza en el Estado y sus fuerzas armadas. Hasta acontecimientos como el reciente de Medellín, con la intervención en gran escala en el “Bronx” de esta ciudad, olla del micro-tráfico y otros delitos, indican que las autoridades locales ahora sí pueden actuar porque hay un respaldo inequívoco del ejecutivo central.

En el mismo sentido, el gobierno se apresta a reorientar la lucha contra el narcotráfico, que había sido abandonada los últimos años. Ha presentado la reforma constitucional que revierte la infamia del gobierno anterior que elevó el narcotráfico a delito conexo con el delito político. Aunque ya hay un daño hecho, porque en el caso de las Farc no se pueden reversar los beneficios jurídicos que por esa medida recibió de Santos, el mensaje es que hacia el futuro eso no podrá volver a suceder, y que en casos como el del Eln –de llegar a concretarse alguna negociación con esa banda, si deja de delinquir como exige Duque- no se otorgará semejante patente de corso. Está anunciada la reanudación de la fumigación de cultivos ilícitos y la erradicación forzosa de aquellos cuyos cultivadores no se hayan comprometido con erradicación voluntaria. Y en este último caso, aunque el presidente ha indicado que se respetarán los acuerdos sellados con campesinos, se revisará rigurosamente la situación para mirar si se están cumpliendo.  

Ni qué decir de las relaciones exteriores. Colombia ha retomado la senda de estrechar los lazos con los Estados Unidos, deteriorados durante el gobierno anterior. Con la dictadura de Venezuela, el viraje de Duque es de 180 grados: decisión de no enviar embajador a Caracas, coordinación con otros países del hemisferio para llevar el caso de Maduro y otros dirigentes de ese país ante la CPI, coordinación con países vecinos y la ONU para atender el flujo migratorio desbordado. Además, el rechazo contundente a esa corriente política dañina en el hemisferio, se manifiesta en el retiro de Colombia de UNASUR, organización al servicio del castro-chavismo. Y, para rematar, el nombramiento de Alejandro Ordóñez como embajador en la OEA. ¿Hay algo en esa política exterior que no se ajuste a lo prometido en campaña?

Quizás lo que más críticas ha provocado son algunas propuestas del Minhacienda Carrasquilla, en particular la relativa al IVA que, efectivamente, no hacía parte del conjunto de medidas expuestas por Duque en la campaña. A la par, se ha señalado que en un comienzo el presidente, por su afán de no armar controversias y no actuar con “espejo retrovisor”, no develó ante la opinión el estado catastrófico del fisco. Igualmente se reclama que la atención oficial se enfoque a la reducción del gasto, sobre todo del superfluo, y no solo en el aumento de los ingresos. El mismo expresidente Uribe ha insistido en este enfoque.

Al parecer el ejecutivo está actuando en esta dirección. La revelación del mismo Carrasquilla de que el presupuesto que dejó Santos está desfinanciado en 25 billones en materia de inversión y compromisos sociales, es un primer paso en la dirección correcta, para que el país dimensione la magnitud del problema. El presidente Duque ha reiterado también que cumplirá lo que ofreció en los meses pasados, y que la última palabra en materia económica la tendrá él. Es explicable que se busque, con muy buen criterio, mejorar el salario mínimo y reducir la tarifa del impuesto de renta a las empresas, entre otros estímulos; pero es indispensable entender que toda crisis fiscal requiere, finalmente, medidas que implican sacrificio para distintos sectores, como la ampliación de la base de contribuyentes a la renta que se ha propuesto, y seguramente otras, incluidas algunas que no fueron previstas en campaña, porque se ignoraban cifras del desbalance que ahora se descubre. Con paciencia, y comprendiendo la gravedad del descuadre fiscal, el país ira captando mejor la estrategia económica oficial.

La reforma a la justicia es otra preocupación central de los colombianos. Estos días han sido testigos de nuevos escándalos y determinaciones desatinadas de las Cortes. Como la de la Constitucional al trasladar a la JEP las graves agresiones y violaciones sexuales a niños y mujeres por parte de las Farc, para que tengan allí impunidad. O la del Consejo de Estado que ha dispuesto condenar al Estado por el criminal atentado terrorista de las Farc contra el club El Nogal, poniéndonos a todos los contribuyentes a pagar los destrozos de la banda criminal. Para no hablar del amañando juicio de la CSJ contra el expresidente Uribe ni de los avatares del extraño apéndice de la JEP. Hay un clamor nacional por un remedio radical a la corruptela, politización y desborde de los altos tribunales. Duque está empeñado en ello, pero es respetuoso del ordenamiento que nos rige, aun con sus imperfecciones, y quiere seguir unos derroteros civilizados para impulsar el cambio, incluyendo a las mismas Cortes en un acuerdo transformador. Confiamos en esas gestiones y creemos que conjugando esfuerzos con otras bancadas del Congreso, como la de Cambio Radical, que propone un proyecto con similitudes al bosquejado por Duque, podrá sacarse avante tal reforma. Si las Cortes se empeñan en bloquearla, en la situación de repudio total que sufren de la ciudadanía, empujarán al país a una medida extraordinaria que no podrán revertir, como una Constituyente.

La reciedumbre del carácter de Iván Duque, que no se contradice con sus formas amables, terminará imponiéndose. El pacto nacional que ha propuesto en temas esenciales de la vida del país –como el de la lucha contra la corrupción- seguirá abriéndose camino. El apoyo desde el Congreso de la bancada del CD, con Uribe a la cabeza, será pilar decisivo para construir una coalición amplia que facilite la tarea legislativa. El primer paso de la reunión de Uribe con los expresidentes Pastrana y Gaviria augura ese camino, sin compromisos politiqueros ni clientelistas. Y la interacción permanente del presidente Duque con la ciudadanía, con las regiones, con las comunidades, a través de sus visitas y de los talleres Construyendo País de todas las semanas, sellará una alianza con las mayorías nacionales que es vital para el éxito de la administración.

La tarea es difícil. El camino espinoso. Pero tenemos un presidente capaz y decidido, un partido y una bancada liderados por el más querido y ducho de los dirigentes del país, que nos dan esperanza de coronar con éxito la misión de salvar al país. La impaciencia, el desespero, son malas consejeros. Como decían los viejos: no por mucho madrugar, amanece más temprano.  

Visto: 97

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
EL CONSERVATISMO COLOMBIANO,ES UN PARTIDO ESTABLE,NO PERSONALISTA,CON UN PROGRAMA IDEOLOGICO Y POLITICO DE 1O PRINCIPIOS Y 8...
Centro Democrático
IMAGE
EL CENTRO DEMOCRATICO COLOMBIANO ES UN PARTIDO CON JEFE NATURAL Y SIN PROGRAMA DE PRINCIPIOS IDEOLOGICOS Y POLITICOS,FIJOS Y EXPLICIDOS. FUNDADO el...

Usuarios En línea

Hay 984 invitados y ningún miembro en línea

Indicadores económicos

De impacto

IMAGE
Martes, 11 Septiembre 2018 CUERPOS BELLOS,para mostrar en Colombia
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 MUJERES BELLAS y elegantes
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 Mujeres en la vida moderna
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 UNA MODELO moderna
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 UNA MODELO moderna
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN