Lunes 9 de Diciembre de 2019
EN BUSCA DE LA GOBERNABILIDAD DE DUQUE.

aviso
A+ A A-

EN BUSCA DE LA GOBERNABILIDAD DE DUQUE.

Periodicoelcolombiano

El Colombiano (Editorial)

En su primer año el presidente Duque se la jugó rompiendo el que había sido el mayor soporte de la gobernabilidad de sus antecesores: la compra de congresistas. Costará fijar las nuevas bases.

No hay candidato presidencial de nuestra historia contemporánea que no prometa en campaña eliminar los viciados mecanismos que han garantizado el entendimiento político entre la rama Ejecutiva y la Legislativa: el intercambio de apoyos por puestos, contratos y presupuesto. Y no había habido, hasta ahora, un presidente en ejercicio que cumpliera tal promesa. Todos, al final, cedían, desbordados por la amenaza de parálisis a sus proyectos bandera.

El presidente Iván Duque, en este primer año de Gobierno ha mantenido, dentro de lo posible, su decisión de no contaminar la relación entre las ramas del poder público con beneficios directos o indirectos. Con ello ha roto el más enquistado mecanismo de aseguramiento de la gobernabilidad que habían edificado anteriores presidentes con los respectivos Congresos. El costo ha sido muy alto, máxime cuando en la propia opinión pública no ha encontrado ni apoyo ni reconocimiento, en evidente paradoja cuando esa misma opinión dice sentirse indignada por la corrupción oficial.

En el Congreso se ha topado el presidente con toda clase de dificultades, viéndose ante el contrasentido de que se le ataque por querer ser consecuente y ejecutar el plan de Gobierno que ofreció en su campaña y que fue convalidado por las mayorías de electores en las urnas.

Ha habido un fuerte e influyente bloque que ha pretendido que el presidente Duque y su Gobierno apliquen planes que no son los suyos. Y desde el Legislativo y desde las altas cortes han impuesto decisiones que apuntan a maniatar al Ejecutivo para que no pueda dar alcance efectivo a sus iniciativas.

Tampoco ha tenido el Gobierno acierto en mostrar metas que logren la adhesión y el entusiasmo de las mayorías nacionales. Hay momentos en los que se echa de menos una más resuelta forma de mostrar el liderazgo de una Administración que tiene las condiciones para poner a Colombia a tono con estos tiempos. Es cierto que al presidente se le quiere hacer depositario de odios ajenos y que en su cabeza quieren cobrarse cuentas políticas que se tienen con otros líderes, y que su propio partido a veces rema para otro lado. Caricaturizarlo ha sido una herramienta permanente de sus opositores, aunque por fortuna el presidente no ha entrado en riñas menores que, esas sí, le restarían autoridad.

En política exterior, también se ha encontrado con unas posturas de desconcertante miopía, que cuestionan sus viajes, como si esa no fuera una de las herramientas más provechosas de las que todavía puede echar mano un Jefe de Estado. Ha mostrado valor al retirar a Colombia de la patética Unasur, brazo de regímenes corruptos tan dañinos a los intereses de Colombia.

Y, por supuesto, carga con la indeseable herencia de una política exterior que, por décadas, ha estado condicionada por el narcotráfico. Quien se suponía era el mayor aliado le atiza con descalificaciones y exigencias unilaterales, sin mención alguna a la gran responsabilidad propia por el consumo y por la impunidad de sus propios narcos.

No ha sido menor tampoco el reto de presentarse ante una comunidad internacional donde su imagen se ha vendido como hostil a los acuerdos de paz. Duro ha sido convencer a gobernantes extranjeros de que había ajustes imprescindibles e inaplazables, que no significaban deshacer lo ya convenido.

Como duro ha sido gestionar, en soledad y con poca atención internacional, la más grande avalancha migratoria de la que se tenga registro en décadas en Latinoamérica, expulsada por una dictadura que ampara a criminales -narcos y guerrilleros- que encontraron allí santuario para sus planes contra el país.

https://www.elcolombiano.com, Bogotá, 06 de agosto de 2019.

El Colombiano (Editorial)

En su primer año el presidente Duque se la jugó rompiendo el que había sido el mayor soporte de la gobernabilidad de sus antecesores: la compra de congresistas. Costará fijar las nuevas bases.

No hay candidato presidencial de nuestra historia contemporánea que no prometa en campaña eliminar los viciados mecanismos que han garantizado el entendimiento político entre la rama Ejecutiva y la Legislativa: el intercambio de apoyos por puestos, contratos y presupuesto. Y no había habido, hasta ahora, un presidente en ejercicio que cumpliera tal promesa. Todos, al final, cedían, desbordados por la amenaza de parálisis a sus proyectos bandera.

El presidente Iván Duque, en este primer año de Gobierno ha mantenido, dentro de lo posible, su decisión de no contaminar la relación entre las ramas del poder público con beneficios directos o indirectos. Con ello ha roto el más enquistado mecanismo de aseguramiento de la gobernabilidad que habían edificado anteriores presidentes con los respectivos Congresos. El costo ha sido muy alto, máxime cuando en la propia opinión pública no ha encontrado ni apoyo ni reconocimiento, en evidente paradoja cuando esa misma opinión dice sentirse indignada por la corrupción oficial.

En el Congreso se ha topado el presidente con toda clase de dificultades, viéndose ante el contrasentido de que se le ataque por querer ser consecuente y ejecutar el plan de Gobierno que ofreció en su campaña y que fue convalidado por las mayorías de electores en las urnas.

Ha habido un fuerte e influyente bloque que ha pretendido que el presidente Duque y su Gobierno apliquen planes que no son los suyos. Y desde el Legislativo y desde las altas cortes han impuesto decisiones que apuntan a maniatar al Ejecutivo para que no pueda dar alcance efectivo a sus iniciativas.

Tampoco ha tenido el Gobierno acierto en mostrar metas que logren la adhesión y el entusiasmo de las mayorías nacionales. Hay momentos en los que se echa de menos una más resuelta forma de mostrar el liderazgo de una Administración que tiene las condiciones para poner a Colombia a tono con estos tiempos. Es cierto que al presidente se le quiere hacer depositario de odios ajenos y que en su cabeza quieren cobrarse cuentas políticas que se tienen con otros líderes, y que su propio partido a veces rema para otro lado. Caricaturizarlo ha sido una herramienta permanente de sus opositores, aunque por fortuna el presidente no ha entrado en riñas menores que, esas sí, le restarían autoridad.

En política exterior, también se ha encontrado con unas posturas de desconcertante miopía, que cuestionan sus viajes, como si esa no fuera una de las herramientas más provechosas de las que todavía puede echar mano un Jefe de Estado. Ha mostrado valor al retirar a Colombia de la patética Unasur, brazo de regímenes corruptos tan dañinos a los intereses de Colombia.

Y, por supuesto, carga con la indeseable herencia de una política exterior que, por décadas, ha estado condicionada por el narcotráfico. Quien se suponía era el mayor aliado le atiza con descalificaciones y exigencias unilaterales, sin mención alguna a la gran responsabilidad propia por el consumo y por la impunidad de sus propios narcos.

No ha sido menor tampoco el reto de presentarse ante una comunidad internacional donde su imagen se ha vendido como hostil a los acuerdos de paz. Duro ha sido convencer a gobernantes extranjeros de que había ajustes imprescindibles e inaplazables, que no significaban deshacer lo ya convenido.

Como duro ha sido gestionar, en soledad y con poca atención internacional, la más grande avalancha migratoria de la que se tenga registro en décadas en Latinoamérica, expulsada por una dictadura que ampara a criminales -narcos y guerrilleros- que encontraron allí santuario para sus planes contra el país.

https://www.elcolombiano.com, Bogotá, 06 de agosto de 2019.

El Colombiano (Editorial)

En su primer año el presidente Duque se la jugó rompiendo el que había sido el mayor soporte de la gobernabilidad de sus antecesores: la compra de congresistas. Costará fijar las nuevas bases.

No hay candidato presidencial de nuestra historia contemporánea que no prometa en campaña eliminar los viciados mecanismos que han garantizado el entendimiento político entre la rama Ejecutiva y la Legislativa: el intercambio de apoyos por puestos, contratos y presupuesto. Y no había habido, hasta ahora, un presidente en ejercicio que cumpliera tal promesa. Todos, al final, cedían, desbordados por la amenaza de parálisis a sus proyectos bandera.

El presidente Iván Duque, en este primer año de Gobierno ha mantenido, dentro de lo posible, su decisión de no contaminar la relación entre las ramas del poder público con beneficios directos o indirectos. Con ello ha roto el más enquistado mecanismo de aseguramiento de la gobernabilidad que habían edificado anteriores presidentes con los respectivos Congresos. El costo ha sido muy alto, máxime cuando en la propia opinión pública no ha encontrado ni apoyo ni reconocimiento, en evidente paradoja cuando esa misma opinión dice sentirse indignada por la corrupción oficial.

En el Congreso se ha topado el presidente con toda clase de dificultades, viéndose ante el contrasentido de que se le ataque por querer ser consecuente y ejecutar el plan de Gobierno que ofreció en su campaña y que fue convalidado por las mayorías de electores en las urnas.

Ha habido un fuerte e influyente bloque que ha pretendido que el presidente Duque y su Gobierno apliquen planes que no son los suyos. Y desde el Legislativo y desde las altas cortes han impuesto decisiones que apuntan a maniatar al Ejecutivo para que no pueda dar alcance efectivo a sus iniciativas.

Tampoco ha tenido el Gobierno acierto en mostrar metas que logren la adhesión y el entusiasmo de las mayorías nacionales. Hay momentos en los que se echa de menos una más resuelta forma de mostrar el liderazgo de una Administración que tiene las condiciones para poner a Colombia a tono con estos tiempos. Es cierto que al presidente se le quiere hacer depositario de odios ajenos y que en su cabeza quieren cobrarse cuentas políticas que se tienen con otros líderes, y que su propio partido a veces rema para otro lado. Caricaturizarlo ha sido una herramienta permanente de sus opositores, aunque por fortuna el presidente no ha entrado en riñas menores que, esas sí, le restarían autoridad.

En política exterior, también se ha encontrado con unas posturas de desconcertante miopía, que cuestionan sus viajes, como si esa no fuera una de las herramientas más provechosas de las que todavía puede echar mano un Jefe de Estado. Ha mostrado valor al retirar a Colombia de la patética Unasur, brazo de regímenes corruptos tan dañinos a los intereses de Colombia.

Y, por supuesto, carga con la indeseable herencia de una política exterior que, por décadas, ha estado condicionada por el narcotráfico. Quien se suponía era el mayor aliado le atiza con descalificaciones y exigencias unilaterales, sin mención alguna a la gran responsabilidad propia por el consumo y por la impunidad de sus propios narcos.

No ha sido menor tampoco el reto de presentarse ante una comunidad internacional donde su imagen se ha vendido como hostil a los acuerdos de paz. Duro ha sido convencer a gobernantes extranjeros de que había ajustes imprescindibles e inaplazables, que no significaban deshacer lo ya convenido.

Como duro ha sido gestionar, en soledad y con poca atención internacional, la más grande avalancha migratoria de la que se tenga registro en décadas en Latinoamérica, expulsada por una dictadura que ampara a criminales -narcos y guerrilleros- que encontraron allí santuario para sus planes contra el país.

https://www.elcolombiano.com, Bogotá, 06 de agosto de 2019.

 

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
EL CONSERVATISMO COLOMBIANO,ES UN PARTIDO ESTABLE,NO PERSONALISTA,CON UN PROGRAMA IDEOLOGICO Y POLITICO DE 1O PRINCIPIOS Y 8...
Centro Democrático
IMAGE
EL CENTRO DEMOCRATICO COLOMBIANO ES UN PARTIDO CON JEFE NATURAL Y SIN PROGRAMA DE PRINCIPIOS IDEOLOGICOS Y POLITICOS,FIJOS Y EXPLICITOS. FUNDADO el...

Usuarios En línea

Hay 4734 invitados y un miembro en línea

Indicadores económicos

De impacto

IMAGE
Martes, 19 Noviembre 2019
IMAGE
Martes, 19 Noviembre 2019
IMAGE
Martes, 19 Noviembre 2019
IMAGE
Domingo, 03 Noviembre 2019
IMAGE
Domingo, 03 Noviembre 2019
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN