Viernes 19 de Octubre de 2018
Notibreves

aviso
A+ A A-

ANALISTAS POLITICOS REGISTRAN GRAVES DESACUERDOS ENTRE DUQUE,URIBE,CONSERVADORES Y ALIADOS,SOBRE CANDIDATOS A CONTRALOR Y CONSULTA IZQUIERDISTA, INUTIL Y DERROCHONA

DUQUE8Inperdonable falta de coordinaciòn polìtica en la CENTRO DERECHA.

Visto: 217

NUEVO REGIMEN PRESIDENCIAL SIN MERMELADA.

RUEDA MARIA IV

 
20 de agosto 2018 , 05:41 p.m.
 

Decía el expresidente López Michelsen que los expresidentes son como esos muebles viejos a los que uno les tiene cariño, pero no sabe qué hacer con ellos. Por eso la foto de Uribe, Pastrana y Gaviria (con la notoria ausencia de Samper), sonrientes y dispuestos a olvidar un pasado reciente de todo tipo de insultos, vainazos y pullas, causó no solo sorpresa, sino hasta un fastidio en la opinión, como si hubiera resucitado la vieja política. Muy pocos lo tomaron como se quiso transmitir: el comienzo del fin de la confrontación y el paso a la reconciliación.

 

En Estados Unidos es al contrario. Cuando los expresidentes aparecen juntos son símbolo de una vigorosa institucionalidad. Lo hacen sin falta en raras ocasiones ceremoniales, como la inauguración de una biblioteca o un entierro. Pero sería inimaginable que lo hicieran para nombrar un contralor. 

Por eso, la oportunidad de la foto de nuestros expresidentes dejó la impresión de que no obstante los tremendos esfuerzos de Duque por nombrar un gabinete técnico, el nuevo país será incapaz de pasar su agenda legislativa sin el apoyo de los partidos que representan esos expresidentes. Ya desde el Congreso le vienen reclamando al Gobierno que puso de ministros a unos “extraterrestres” que no tienen astucia para manejar a los políticos tradicionales.

Da lástima. Porque estamos en el experimento de recuperar el fuero del Ejecutivo, de volver al régimen presidencial en sus lineamientos puros, sin ‘mermelada’. 

Pero veo al partido de Gobierno dando palos de ciego. Además de disparar ‘fuego amigo’ sobre los nombramientos de algunos subalternos de los ministros (una falta de respeto contra la autonomía presidencial), se dejaron condicionar por la candidatura inviable de Lafaurie, sin duda uno de los más capaces de los candidatos a contralor y a quien su partido quería hacerle esta reivindicación, pero a quien más sombras y cuestionamientos le saltan de su hoja de vida. 

Al quedarse solo el Centro Democrático con esa candidatura, habrá que sentarse a negociar con el resto de partidos de gobierno o independientes. Será la primera derrota; o el augurio de que Duque tendrá que aterrizar, más temprano que tarde, en la realpolitik. 

Pocas veces en mi vida recuerdo yo a un gobierno con una agenda más impopular que la que por pura responsabilidad tendrá que llevar Duque ante el Congreso. Si no se aumentan los ingresos tributarios, el Gobierno no tendrá más alternativa que hacer unas reducciones drásticas del gasto. Como lo ha reconocido el propio ministro de Hacienda, el gobierno Duque no tendrá margen de acción en lo fiscal si no consigue en el actual Congreso las mayorías para aprobar una reforma tributaria cuanto antes. Tendrán que lograr que el recaudo tributario total sea más alto que el actual, respetando la promesa de campaña de Duque de disminuir impuestos a las empresas. Un mayor número de colombianos tendrá que pagar renta. Deberán revisarse las exenciones a la educación y al IVA, que hoy suman 40 billones anuales. 

Será difícil explicarles a los más pobres que tendrán que pagar IVA por más productos básicos, pero que ese gasto les será revertido. Habrá que encontrar fondos para los proyectos desfinanciados, que pasan de manera muy sensible por los acuerdos de La Habana. Y, necesariamente, para que no nos engañemos más, tendrá que discutirse aquello a lo que ningún gobierno anterior se atrevió: contemplar sinceramente subir la edad de retiro para las pensiones, equiparar la de hombres y mujeres y rediseñar un sistema que no subsidie a las más altas.

La reforma de la justicia, concertada con las cortes, camino escogido por Duque, promete estar lleno de espinas. Ya veremos el despliegue de lobbying de las cortes por el Congreso que dio al traste con la última reforma intentada en ese aspecto.
¿Hasta dónde tendrá que llegar Duque para asegurarse estas vitales mayorías? Por ahora, la impresión generalizada de la foto de los tres expresidentes es cruel: “esos no se juntan para producir algo positivo” era el mensaje imperante en redes. “Están en lo de la vieja partija, en el loteo por el poder”. 

Duque tendrá que sopesar con bastante cuidado si las alianzas se pueden hacer alrededor de las ideas y de las metas, o si definitivamente en este país no puede haber tostada sin ‘mermelada’. 

Entre tanto… Para Aretha, un pequeño rezo cuando nos maquillemos por las mañanas.

MARÍA ISABEL RUEDA

 

Visto: 198

SANTOS EL FUGITIVO

Libardo Botero C.       

¿Por qué huyó Santos del país apenas terminó su mandato? ¿Y por qué lo hizo de una manera clandestina, atropellada y abiertamente ilegal? No tardará mucho en saberse, pero mientras tanto se han lanzado diversas hipótesis.

Los más frescos, admiradores del mandatario recién salido, bien pocos por cierto, han esgrimido a su favor el argumento trivial de que se merecía un descanso, unas vacaciones. ¿Descanso de qué, podríamos preguntar? Bien poco trabajaba el señor, encerrado en Palacio, ya que le estaba vedado salir a la calle o a la plaza pública para no sufrir el rechazo generalizado de la población. Además de ese motivo evidente, no es que al señor le hubiera gustado mucho untarse de pueblo. Al final de su gobierno solo hacía apariciones esporádicas en público, para que los medios fletados dieran cuenta de que aún ejercía su mandato, acompañado siempre de unos cuantos carga-ladrillos. Su concepción del poder se identificaba más con el encierro en las oficinas y salones de Palacio, dedicado a intrigas y componendas, y sobre todo a la poco esforzada actividad de firmar decretos y decretos, con una eficacia contundente, pues se han contado en más de cuatro centenares los de los últimos días de su ejercicio.

Otros, sin ruborizarse, alegan que el señor cumplió los mandamientos legales para ausentarse del país. Nos ilustran a los escépticos, y nos quieren refutar, con la exhibición de la carta que envió al presidente del Senado el 10 de agosto, cuando ya había cesado en sus funciones y era un simple expresidente, en la cual informaba a la cabeza del legislativo de una primera andanada de viajes al exterior durante este resto de año. De cada viaje asegura que retornará, es cierto, pues confiesa que quiere asentarse en el país y residir en él. Pero lo que genera sospechas, dudas, y sobre todo enojo, es que de manera olímpica sustenta sus salidas en los mismos mandamientos legales que le prohíben salir sin autorización del Senado.

Piensan también sus defensores de oficio, quizás, para sus adentros, que de ese modo Santos evitaba un embarazoso debate en el Senado, presidido por personas poco afectas, como el senador Ernesto Macías. Y lo que podría ser más vergonzoso, y peligroso, que la cámara alta eventualmente acogiera la proposición de prohibirle por un año que abandonara las fronteras patrias.

Ya conocimos, a lo largo de estos ocho años, el talante autoritario de Santos, y su manía de tergiversar, amañar y violentar los preceptos constitucionales y legales que rigen nuestro ordenamiento político. No hace falta inventariarlo. Lo insólito ahora consiste en querer seguir haciéndolo cuando no ocupa el solio presidencial, como si estuviera por encima de la ley a perpetuidad. En su misiva Santos indica que “de conformidad con los artículos 196 de la Constitución Política y 323 de la Ley 5 de 1992, que establecen el deber de informarle previamente al Honorable Senado mis intenciones de viajar fuera el (sic) país en el primer año después de haber dejado la Presidencia…”, le reporta la lista de desplazamientos inmediatos que tiene previstos.

Nunca Santos ha sido bueno para expresarse, así se precie de periodista. Por ocho años utilizó eficaces servicios de redactores que le preparaban sus intervenciones públicas, y un telepronter que no abandonaba.  Aun así, los defectos de dicción y comunicación nos atormentaban cada que lo veíamos en pantalla. La redacción de la carta al Senado es la deplorable comprobación de que el octenio poco le aportó en sintaxis y redacción. Pero tampoco somos tan mal pensados para afirmar que el exmandatario no sabe leer. El artículo 196 de la carta no habla en parte alguna de que en el primer año posterior a su mandato los expresidentes para salir del país deben simplemente “informar” de sus intenciones al parlamento. No. De manera precisa estipula que dicho personaje “no podrá salir del país dentro del año siguiente a la fecha en que cesó en el ejercicio de sus funciones, sin permiso previo del Senado”. Lo mismo que repite, textualmente, la Ley 5 de 1992 en su artículo 323.

Entonces, la conclusión ineludible es que Santos, muy orondo ha decidido pasarse por la faja no “el deber” de dejar una constancia, sino la obligación constitucional y legal de solicitar, y obtener, permiso del Congreso para salir del país. Pretendiendo imponer esa línea de conducta hacia adelante, para tener paso franco al exterior sin incómodas limitaciones. Pero, al proceder así, se ha colocado fuera de la ley y así debe ser tratado en este caso, con el correspondiente proceso, que el mismo Ernesto Macías ha solicitado a la corporación indicada para que inicie.

Porque si esta franquicia se le otorga, si esta licencia se le da, no tendrá empacho el día de mañana en salir corriendo para el exterior, sobre todo si se precipitan llamados a investigación o juicios, en virtud de precisas demandas que cursan en distintas instancias, empezando por la Comisión de Acusaciones de la Cámara. Las sombras de Odebrecht, de la mermelada a chorros, del fraude en las elecciones de 2014, de la capitulación ante las Farc, del desconocimiento del plebiscito de 2016, entre otros pecados, lo persiguen sin darle tregua. El ejemplo de Rafael Correa, su homólogo de Ecuador, conspicuo integrante de la pandilla de atarbanes del “socialismo del siglo XXI”, en su momento uno de sus “nuevos mejores amigos”, debe atormentar al ex inquilino de la Casa de Nariño. El arrogante de ayer, hoy, como se dice en el argot popular “paga escondederos a peso” para escapar a la justicia de su país.

A nosotros también nos debe servir de ejemplo para prevenir que nuestro Correa se convierta también en fugitivo de la justicia allende las fronteras.

 

 

 

Visto: 203

EL MAMERTISMO O COMUNISMO COLOMBIANO

Jaime Jaramillo P.   

Con una modestia desconocida, el expresidente Juan Manuel Santos salió de la Casa Presidencial, con el aplauso del 22% de la ciudadanía, porque el resto, 78%, le dio la espalda y dedicó el día 7 de agosto, a ver el relevo de mando.

La Plaza de Bolívar contenía cinco mil personas que asistían a un evento de magnitud para los colombianos: el Congreso compuesto por las dos cámaras, Senado y Cámara de Representantes, en sesión ordinaria y abierta, dio posesión al nuevo Presidente de la República, Iván Duque Márquez y este juramentó a Marta Lucía Ramírez como Vicepresidenta. La atmósfera de acto tuvo dos elementos de impacto: el reconocimiento y apoyo a las Fuerzas Armadas y a la policía. Y un derrame de fiesta con la música y los grupos de baile que se cruzaban con los asistentes, cumbia, porro y bambuco incluidos.

El punto central serán los discursos del Presidente del Senado y del Congreso, Ernesto Macías, y el del nuevo Jefe del Estado, Iván Duque. La intervención del senador Macías abrió el telón del oscuro escenario del gobierno saliente, al dar a conocer los datos del desastre político y administrativo del gobierno santista. Con datos oficiales, obtenidos mediante derechos de petición, Macías puso en la escena los graves problemas que hereda el Presidente Duque de un gobierno despilfarrador, que deja comprometida la nación con millonarios compromisos financieros mediante futuras vigencias fiscales, el monto de la deuda externa que hipoteca los recaudos y pone a la nueva administración en condiciones de restringir la inversión social, el déficit  fiscal de billones de pesos, los enormes gastos que demanda la reinserción de las Farc pactada a 15 años, el sostenimiento del aparato judicial paralelo de la JEP y un largo etcétera que el país escuchó, con asombro y encono.

Macías, contra la niebla espesa del “tapen, tapen” y las argucias mediáticas para consolidar  el olvido de la corrupción oficial, que evidencia, además, la parálisis ética de la Fiscalía, puso sobre la mesa los elementos de juicio que el país no puede dejar escapar ni desaparecer, como si la capa  mágica de Mandrake cubriera lo denunciado, dándole el tono y el modo de su no existencia. Mandrake, el mago, fue un personaje de fantasía con su sombrero de copa, su bocito pulido y la capa negra que le permitía desaparecer a sus perseguidores y hasta él mismo. Ficciones de los comics que no podemos invocar para que al cabo de unos días, los medios y algunos beneficiados del santismo, nos hagan creer que aquí no ha pasado nada. Y si pasó.

Existe una porción de colombianos de buena fe que prefieren no hablar del próximo pasado dizque para no polarizar a la población. Nos han lavado el carácter convirtiéndonos en una especie de hombres temerosos y mujeres con ataques nerviosos que le huimos al debate civilizado, argumentativo. Las formas de comunicación  actuales, gracias a la tecnología y las redes, forman “guapos” anónimos y jóvenes huecos que saben leer el monitor, mas no saben firmar. Alienan, secan el carácter. De ahí el miedo a la verdad.

Para completar el cuadro de la Plaza de Bolívar en comento, el Presidente Duque dio una cátedra de patriotismo ilustrado, una cartilla de estadista que no pueden ignorar los ciudadanos del común. Fijó las líneas contra los criminales disfrazados de bondad política y altruismo. Marcó fronteras ideológicas y territoriales y señaló que la democracia tiene principios no transables. Ambos discursos no se contradicen. Se complementan. Como reza el dicho popular: a quien no le gusta el caldo, que le sirvan dos tazas.

El mamertismo, que es la tapa superior del socialismo chavista, se niega a mirar hoy lo que acompañó hasta  el ayer   el día 6 de agosto, “no más hace unas horas”. Eso dijo un filósofo mexicano llamado Cantinflas. Da tristeza de una importante zona humana colombiana que ha perdido su capacidad crítica sobre los resultados de un gobierno tan gris como el cielo londinense. Y no sabemos si existe tratado de extradición con Gran Bretaña.

 

Jaime Jaramillo P.  

Visto: 233

BANDAS CRIMINALES ,FARC Y ELN LOS ASESINOS DE LIDERES SOCIALES.

VARGAS MAURICIOPor: Mauricio Vargas 07 de julio 2018 , 11:44 p.m.

Como “hechos totalmente inaceptables” calificó, el jueves, el presidente Juan Manuel Santos el asesinato de 33 líderes sociales este año, tres de ellos –Luis Barrios en Atlántico, Ana María Cortés en Antioquia y Margarita Estupiñán en Nariño– esta semana, en apenas 24 horas. Y tiene razón: una escalada de muerte de indefensos dirigentes de sus comunidades es intolerable.

Pero, además de ello, exige una reflexión sobre las causas, que al Presidente le quedó faltando. Revisé algunos de los casos y conversé con fuentes en la Fiscalía y la Policía. Si bien hay unos pocos cuyo origen puede atribuirse a un intento de robo o a asuntos personales, la inmensa mayoría está vinculada a la actividad pública de esos líderes y a la manera como ellos chocaban con el intento de grupos criminales de imponer su ley, a sangre y fuego, en las zonas donde las víctimas actuaban.

En la investigación de estos crímenes –y de otros 140, quizás más, desde 2016–, las autoridades han identificado tres grandes grupos de autores: las bandas criminales herederas del paramilitarismo, las disidencias de las Farc y el fortalecido Eln. Las tres causantes comparten un denominador común, el negocio de la cocaína, aunque a veces esas mafias también estén relacionadas con la minería ilegal, la extorsión y el saboteo contra la restitución de tierras, y eso explique algunos de los asesinatos.

Casi todos los líderes desarrollaban su actividad en zonas de cultivos ilícitos, de laboratorios de cocaína o de corredores de exportación de esa sustancia, aun si el móvil del crimen tiene que ver con minería criminal, extorsión o el tema de tierras. “En la gran mayoría de los casos, detrás del asesinato aparecen ‘bacrim’, disidentes de las Farc y el Eln, y el móvil es que esos grupos consideran que el líder al que matan les estorbaba”, me explicó una fuente oficial vinculada a las indagaciones.

Algunos de estos líderes denuncian la minería ilegal o el despojo de tierras, pero otros simplemente están dedicados a organizar a sus comunidades en torno a demandas sociales –la protección de un bosque o una cuenca, la construcción de una vía, el uso transparente de los fondos públicos–, y en ello chocan contra esas mafias que destruyen bosques y cuencas para sembrar coca o explotar minas ilegales, no quieren una vía porque eso facilita la entrada de la Policía y el Ejército, y no quieren vigilancia de la contratación pública porque son beneficiarios de la corrupción.

El fenómeno ocurre desde hace décadas. Pero se ha agravado. Primero, porque el Estado y, en especial, la Fuerza Pública descuidaron, durante las negociaciones de La Habana, las zonas de influencia de las Farc y cuando el grueso de esa guerrilla se desmovilizó, las autoridades no entraron a ejercer el debido control. Segundo, porque tras los procesos de desmonte de los grupos paramilitares y de las Farc, mucho mando medio quedó suelto, no se acogió a la desmovilización y prefirió asumir el mando de un grupo criminal en la región en la que llevaba años delinquiendo. Y tercero, que es fundamental, porque al haber permitido el Gobierno que el área sembrada de coca pasara de menos de 50.000 hectáreas a más de 200.000, el negocio de la cocaína se disparó, y las ‘bacrim’, el Eln y las disidencias de las Farc están popochas.

Mucha coca produce mucho dinero, mucho dinero compra muchas armas, y muchas armas producen muchos muertos, para imponer la ley del más fuerte en esas regiones. Esos asesinatos son intolerables, como dice el Presidente, pero también lo son las omisiones del Gobierno en el control de las áreas dejadas por las Farc, que le haya dado alas a un fortalecido Eln y, lo más grave, que haya permitido que los cultivos de coca se multiplicaran por cuatro.

MAURICIO VARGAS Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Visto: 418

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
EL CONSERVATISMO COLOMBIANO,ES UN PARTIDO ESTABLE,NO PERSONALISTA,CON UN PROGRAMA IDEOLOGICO Y POLITICO DE 1O PRINCIPIOS Y 8...
Centro Democrático
IMAGE
EL CENTRO DEMOCRATICO COLOMBIANO ES UN PARTIDO CON JEFE NATURAL Y SIN PROGRAMA DE PRINCIPIOS IDEOLOGICOS Y POLITICOS,FIJOS Y EXPLICIDOS. FUNDADO el...

Usuarios En línea

Hay 932 invitados y ningún miembro en línea

Indicadores económicos

De impacto

IMAGE
Martes, 11 Septiembre 2018 CUERPOS BELLOS,para mostrar en Colombia
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 MUJERES BELLAS y elegantes
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 Mujeres en la vida moderna
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 UNA MODELO moderna
IMAGE
Domingo, 26 Agosto 2018 UNA MODELO moderna
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN