Miércoles 20 de Marzo de 2019
Notibreves

aviso
A+ A A-

EL COMANDANTE PETROSKY CON LA LUCHA DE CLASES

Tatiana Cabello    

Gustavo Petro es, sin lugar a dudas, un personaje bastante particular. Es la mezcla criolla del Comandante Chávez, aquel que despilfarró la riqueza del País más rico de América, y un clásico dictador soviético… de esos que llevaron a la miseria a una de las naciones más importantes del mundo en nombre de la lucha de clases.

Es además un sujeto que ya tiene preparado su dedo expropiador, aquel súper poder que solo tienen los populistas empedernidos con el que quiere empezar a quitarle las tierras a cuanto propietario legítimo exista. Primero, sentenció a Incauca. Segundo, a Álvaro Uribe. Quién sabe qué persona siga después, pero si llega al poder tengan la seguridad que todos estaremos en la lista.

Y, por si fuera poco, es un personaje que pareciera vivir en un interminable cuento de hadas, donde los recursos son ilimitados y un árbol mágico ubicado en el patio del Palacio de Nariño expide billetes gratis por montón para financiar todas sus fantasías.

El hecho que no haya cumplido las interminables promesas que realizó en su campaña a la Alcaldía de Bogotá no es culpa de su arrogancia, ni de su incapacidad de trabajo en equipo, ni mucho menos porque prometió lo divino y lo humano, sino es responsabilidad de la espantosa oligarquía bogotana que le bloqueó todos los frentes de acción… curiosamente las mismas explicaciones que da el narco-régimen venezolano cuando trata de justificar lo injustificable.

Ahora, en su campaña a la Presidencia está volviendo a prometer el cielo y la tierra, pero, fiel a su estilo, de manera paralela emprende una guerra contra el sector privado con estigmatizaciones injustificadas: los ganaderos son paramilitares, los ingenios azucareros son latifundistas y el sector minero energético es tan dañino que hay acabarlo.

El Comandante Petrosky, sin embargo, tiene todas las credenciales para ejercer como Comandante en Jefe de las Fuerzas Militares: ya tiene la experiencia en combate y conoce perfectamente el funcionamiento de las guerrillas, mejor, de hecho, que cualquier General, dado que vivió esa experiencia en carne propia.

Colombia no puede caer en manos de un populista que motivado por un conjunto de resentimientos personales piensa destruir al sector privado, expandir desproporcionadamente el gasto público y llevar al país a un abismo interminable del que difícilmente nos recuperaríamos.

¡Duque Presidente!

@TataCabello

 

Visto: 750

EL PAIS QUE NOS DEJA SANTOS

José Félix Lafaurie R.

Tumaco: Otra vez en la oscuridad, en medio de su propia noche de abandono y violencia. “Perla del Pacífico” y "Distrito Especial, Industrial, Portuario, Biodiverso y Ecoturístico", como si la realidad cambiara vestida de oropel. Una ciudad de 200.000 habitantes, sitiada por 23.000 hectáreas de coca del ELN, las “disidencias” farianas, el Cartel del Golfo y otras bandas criminales.

En octubre de 2017, el presidente anunció 6.500 militares y policías para custodiarla “por cielo, mar y tierra”. En enero, el vicepresidente abrazó a los lugareños, ofreció hasta 9.000 efectivos y anunció grandes éxitos en sustitución, como si la realidad cambiara con anuncios. Llegaron 2.000 uniformados, pero, desde entonces, volaron cinco torres y reaparecieron las casas de pique, un absurdo que debería avergonzarnos porque nos coloca, como sociedad, en los límites de la irracionalidad más primitiva.

Catatumbo: emporio cocalero con más de 24.000 hectáreas, gerenciado desde Venezuela y abandonado por el Estado. Asentamiento histórico del ELN, que hoy pelea a muerte con “los pelusos”. El reciente paro armado de estos últimos puso en evidencia la debilidad del Gobierno, a pesar de los anuncios del vicepresidente, de 2.000 efectivos para completar ¡12.000! en la zona. Otra vez la fantasía de que la realidad se transforma con anuncios, abrazos, consejos de seguridad o solamente con soldados.

Chocó: Pobreza y violencia en su capital y en su exuberante zona rural. A una hora de Quibdó, un símbolo de impotencia local e indolencia del Gobierno Nacional. Inmensas dragas y retroexcavadoras -más de 60 según Codechocó- convirtieron al Río Quito en paisaje lunar surrealista, una tragedia ecológica.

El Gobierno, mostrando un afán que ya no tiene, y solo ante la denuncia mediática, en un acto de ingenuidad -¿cinismo?- decretó la “suspensión temporal de todas las actividades mineras” y la policía dinamitó alguna maquinaria, como lo ha hecho antes, pero dejando para enmarcar la sentencia de la Corte Constitucional que reconoció al Río Atrato como sujeto de derechos y le dio seis meses al Gobierno para iniciar la erradicación de la minería ilegal. Otra ilusión muy nuestra. Como si los fallos de la Corte, que los hay para todo, lograrán cambiar la realidad de este país con leyes pero sin legalidad, cuya recuperación es propuesta central de Iván Duque.

Corrupción: Mientras el CNE exoneró a Óscar Iván Zuluaga, las campañas de Santos siguen investigadas y su gerente haciendo piruetas para aislar al jefe. Odebrecht, Reficar, mermelada a chorros para aprobar un Acuerdo contra la voluntad popular, y los carteles de todo, desde los pañales y la comida de los niños, hasta la majestad de la justicia convertida  en mercancía.

Narcotráfico: mal de males y combustible de violencias. Santos recibió el país con 46 mil hectáreas y, doblegado por las Farc, lo entrega con 200.000, negocia con ellas la política antidrogas y nos deja el microtráfico como fuente de violencia urbana y amenaza para nuestros niños y jóvenes. Ayer nomás, llovían insultos a quienes cuestionábamos la dosis mínima; hoy, frente al desastre, el Fiscal denuncia el fracaso de la política, la desaparición del Consejo Nacional de Estupefacientes, mientras reclama mano dura y revisar la falacia del desmonte de la fumigación. El Congreso, por su parte, ahíto de mermelada, decide revisar la dosis mínima.

Y mientras tanto, ¿dónde está el piloto?  En gira europea de despedida,  haciendo anuncios de negociación con el ELN, muy del gusto europeo; dando y recibiendo honores, como si las medallas cambiaran la realidad de Tumaco, Catatumbo y el Chocó, y del país ahogado en corrupción y narcotráfico.

¡Este es el país que nos deja!

 

 

Visto: 970

POR QUÈ DUQUE PRESIDENTE

 
 
 

Vivimos hoy situaciones que tal vez no habíamos conocido antes. En primer lugar, el inmenso vacío político y la falta de liderazgo de los llamados a ejercer esa tarea no permiten trazar la hoja de ruta que el país espera. Luego, porque el Gobierno y el Congreso decidieron implementar y ejecutar el acuerdo negociado con las Farc, a pesar de que fue desaprobado popularmente. También, porque de un periodo de relativa bonanza pasamos a otro de desaceleración económica. A esto hay que agregar que las graves fallas del ordenamiento electoral incrementan la ilegitimidad del sistema político, mientras que la corrupción contaminó las tres ramas del poder público y llegó a extremos tan impensables como el del ‘cartel de la toga’.

 

Además del manejo cuestionable de las chequeras de la paz para los proyectos de desarrollo social y el funcionamiento de la JEP, hecho que compromete los aportes de la comunidad internacional, porque los contratos celebrados con cargo a estos recursos, según la Fiscalía, han generado beneficios indebidos a red de intermediarios, por lo que el acuerdo de La Habana pasa por una nueva prueba ácida, no por los ataques de la oposición, sino por la ‘mermelada’ que reparte.

Hay, por lo tanto, generalizado clima de insatisfacción e indignación ciudadanas de consecuencias electorales que nadie puede anticipar válidamente. Hoy, tras las elecciones parlamentarias que tuvieron ingrediente nuevo –dos consultas, que sumaron casi 9 millones de votos–, el panorama político se concentra en media docena de aspirantes a la presidencia, con dos de ellos, Iván Duque y Gustavo Petro, claramente distanciados de sus competidores, al menos a la luz de las encuestas de las últimas semanas.

Aunque aún todo es posible en las pocas semanas que faltan para los comicios, es muy probable que primera y segunda vueltas (si hay lugar a esta última) se definirán entre ellos dos. Tanto Duque como Petro tienen perfiles y características que no coinciden con los parámetros que tradicionalmente han conducido a la presidencia. Son outsiders. Pero lo más importante es que representan dos modelos opuestos de sociedad. Gustavo Petro, a quien muchos consideran de izquierda, tal vez por su pasado en el M-19, encarna el populismo asistencialista, antisistema y antiestablecimiento con todas sus consecuencias, que conocimos durante la pésima administración que presidió en Bogotá.

Con razón se ha dicho que Petro hizo más daño como alcalde que como guerrillero. Si bien hemos sido tierra estéril para el populismo, nada peor que apostarle a esa opción en un momento definitivo para nuestra institucionalidad. No podemos caer en el coletazo del populismo que se aplicó o está aplicando en otras partes con resultado conocido: agravó los problemas que denunció para llegar al poder y retenerlo, en vez de solucionarlos.

‘Es el que es’, reza el eslogan de la campaña Duque. Nada más exacto porque, en palabras de Hernando Gómez Buendía, es “la encarnación del centro centro, la cara nueva, la persona joven, el estilo amable, que tiene futuro, porque no tiene pasado, ni escándalos a cuestas”. Duque no solo “es el que es”, sino que además Sí es liderazgo, seguridad, desarrollo, empleo, educación, salud, conectividad y cultura. Además, representa al 75 % del país que está por debajo de los 45 años. Es parte de los jóvenes que merecen la oportunidad de reconciliar a los colombianos para devolverle a la nación la esperanza en un futuro mejor y la confianza en sus instituciones democráticas.

Podemos y debemos superar la confusión e incertidumbre reinantes si entendemos que entre las dos opciones aquí resumidas hay grandes diferencias en cuanto a su contenido, alcances y consecuencias, y si sabemos escoger la que más le conviene a Colombia.

JAIME CASTRO
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 
 

Visto: 1030

SANTOS SE LAVA LAS MANOS Y DEFIENDE A LOS NARCO GUERRILLEROS COLOMBIANOS

Fernando Londoño H.

Muy a lo Santos, dijo en Lima que el asunto de los tres periodistas no era suyo. Fueron tres periodistas ecuatorianos, secuestrados y asesinados en el Ecuador por un tal “Guacho”, nacido en ese país. Total, que el asunto no le concierne.

Se le olvidaron al declarante algunos pequeños detalles. Que la frontera es un infierno, no por obra de los ecuatorianos sino de los colombianos; que los secuestradores y asesinos pertenecen a una banda, llamada las FARC, dedicada al negocio del tráfico de cocaína, sembrada por colombianos, en territorio colombiano, donde colombianos la convierten en pasta y en clorhidrato, que luego trafican hacia la costa de Colombia, y ahora del Ecuador.

Se le olvidó que esa técnica del secuestro tiene patente colombiana; que las cadenas al cuello las llevaron miles de compatriotas nuestros por obra de las FARC, la repugnante organización delictiva que Santos impulsó, cohonestó y toleró; a la que le regaló curules en el Congreso; le otorgó condición de partido político; la financió con dinero del Tesoro Nacional; la liberó de la cárcel y le garantizó impunidad plena.

Se le olvidó a Santos, que el tal Guacho, cuyo lugar de nacimiento importa una higa, fue uno de sus desmovilizados, cómodamente instalado en refugio que le construyó en las vecindades de Tumaco y que cualquier día, cuando le dio la gana, salió de su cómodo albergue para seguir haciendo lo que hace por vocación, pasión y misión, que es asesinar, secuestrar, reclutar y violar niñas, poner bombas, volar oleoductos y torres de energía y sobre todo, negociar cocaína en cantidades siniestras.

Se le olvidó a Santos que lo que hizo Guacho lo hicieron los pocos miles que descansaron unos días de cometer atrocidades y se alojaron en sus refugios mientras los atendían médicos especializados en sus dolencias venéreas, en sus enfermedades tropicales o en el resultados de sus viejas heridas. Que entregaron por armas unos fierros viejos y oxidados a los perversos representantes de la ONU, sin que nadie pudiera verlos ni contarlos, y que dejaron guardadas armas intactas y dinero en enormes cantidades en guacas que están desenterrando, ahora, cuando regresan a su viejo oficio.

Se le olvidó a Santos que el problema de las fronteras es tan viejo como su gobierno. Que sus amigos de las FARC andaban refugiados en Ecuador y Venezuela, cuando eran perseguidos por nuestro glorioso Ejército. Que los protegió, los consintió y después trasteó sus jefes desde Ecuador y Venezuela a La Habana, para negociar con ellos el futuro de este país.

Se le olvidó a Santos que las FARC mantienen miles de sus bandidos en Venezuela, porque un régimen corrupto los acogió para convertirlos en socios de su putrefacto negocio. Y se le olvidó que la frontera con el Ecuador fue invadida por estos criminales hace rato. Tanto como para que fuera refugio del narco guerrillero Raúl Reyes, que pereció por un oportuno bombardeo de nuestra Fuerza Aérea, cuando él, Juan Manuel Santos, hacía las veces de Ministro de Defensa.

Se le olvidó a Santos que el interés de los periodistas ecuatorianos era el de averiguar por qué el norte de su país ardía en llamas por obra de esa delincuencia colombiana que volaba sus edificios públicos, asesinaba sus soldados y llenaba de pavor a su gente.

En esta madrugada de domingo, despertamos con las declaraciones del Gobernador de Nariño, Camilo Romero, quien nos rescata moralmente cuando pide perdón al pueblo ecuatoriano, víctima de una tragedia colombiana, por obra de un conflicto que nunca terminó.

Los tres que nos faltan, que nos faltarán siempre, son víctimas por las que sangra nuestro corazón, de dolor y de vergüenza. Porque no solo murieron de tan espantosa muerte por causa de nuestra desgraciada situación, sino por obra de bandidos de acá, protegidos por el gobierno de acá y que se fueron a delinquir allá, para sacar la droga maldita que producimos acá y para extender su negocio ominoso al sur del Río Mataje.

El secuestro, el encadenamiento, la tortura y la muerte de los hermanos del Ecuador es una advertencia, además de un crimen. Para que nadie tenga la mala idea de estorbar en esa frontera el más oscuro negocio del mundo. Para que se mantenga en silencio lo que pasa allá, como en silencio pasa lo que pasa en la región del Pacífico Caucano, en Buenaventura, en el Chocó, en el Urabá, en el Catatumbo, en Arauca, en el Putumayo, en el Caquetá, en Huila, en la media Colombia que Santos, el que no tiene nada que ver con la muerte de los periodistas ecuatorianos, le entregó a un puñado de bandidos, para sacrificar el país entero en el altar de las ambiciones políticas de su hermano y de sus cómplices comunistas, y de su vanidad enferma.

 

 

Visto: 930

SANTRICH Y NO DUDEMOS DE IVAN MARQUEZ

RUEDA MARIAPor: María Isabel Rueda 15 de abril 2018 , 02:04 a.m. Asombra que Jesús Santrich o Seuxis Paucivas, o ‘Trichi’, en el mundo de los “televisores”, sea o tan criminal, o tan bruto, o ambas cosas. Porque después de recibir del gobierno Santos una segunda oportunidad sobre la tierra, resuelve tirársela cuadrando un multimillonario negocio ilegal por el que no solo tendrá que pasar prácticamente el resto de su vida en una cárcel de Estados Unidos, sino con el que además traicionó al resto de los desmovilizados de las Farc que no estaban en la jugada. El episodio, en todo caso, pone a prueba el compromiso de la Farc con el acuerdo que firmaron. En lugar de andar hablando de montajes, insultando al Fiscal y acusándolo de inventar mentiras para tirarse la paz, ¿por qué no valoran serenamente las pruebas contra Santrich y le reclaman por su comportamiento traidor y atentatorio contra la estabilidad de los acuerdos? Dos personas acaban de reconocer que se equivocaron y que lo asumen: Mark Zuckerberg, creador de Facebook, por no haber tomado las precauciones necesarias para que Oxford Analytica no les robara los datos a los usuarios. Y el papa Francisco, porque, mal informado acerca de las verdades de la pederastia en Chile, no quiso recibir a sus víctimas. Reconocer los errores está de moda. La Farc debería hacer algo parecido. Aceptar que uno de sus miembros se descarrió, si es que es cierto que Santrich no actuó con colaboración de alguien más en la Farc. Por lo menos Timochenko le ha dado un consejo sensato a Santrich: que levante su huelga de hambre para que se ponga “en condiciones físicas y mentales para dar esta batalla en esta nueva trinchera y demostrarles a Colombia y al mundo que es un revolucionario íntegro”. Solo quedaría esperar la verificación de la JEP sobre la fecha del delito, el concepto de la Corte y la decisión del próximo presidente de si extradita o no. Pero el problema es que apareció otra grave complicación: Marlon Marín Marín, socio de Santrich en el envío al cartel de Sinaloa, sobrino de Luciano Marín, alias Iván Márquez, ahora está acusado por la Fiscalía de ser el jefe de una mafia de intermediarios que, gracias a su cercanía con la Farc, direccionaba los proyectos productivos a cambio de un provecho económico. Tenía información privilegiada de la adjudicación de contratos, compraba a los funcionarios de los fondos que intervenían en el proceso de contratación y hasta seleccionaba las interventorías para esquivar los controles. No se sabe si Marín Marín estaba en este entramado gracias al parentesco con su tío. Por lo menos es posible pensar que si tenía información privilegiada es porque la sacaba de los proyectos que presentan la Farc. Por eso reinaba la opacidad, y no la transparencia que exigían los países amigos en los procesos de selección. Sí se sabe que por intermedio de su tío se presentaba como uno de los impulsores de la paz y ofrecía cargos y favores a sus amistades. No está en los listados de las Farc, pero las autoridades confirman que vivió con Iván Márquez en Venezuela y lo visitaba en Cuba durante la negociación. Así que propiamente distantes, como pretenden la Farc, no eran. Las relaciones de Santrich con Marín Marín, quien supuestamente lo presentó con el cartel de Sinaloa, están documentadas en videos y con grabaciones de meses de conversaciones que tienen en su poder tanto la Fiscalía como la DEA. El destinatario era Rafael Caro, jefe del cartel de Sinaloa, a quien además Santrich agasaja con una pintura muy bien dedicada “a don Rafa, con aprecio y esperanza de paz”. ¿Que las andanzas de Marín Marín posiblemente no las conocía su tío Marín, tanto las de narcotraficar como las de intermediar en los proyectos para la Farc? Es posible. Pero las autoridades no creen que este personaje y su socio Santrich estuvieran en capacidad de conseguir en el mercado 10 toneladas de coca sin que por lo menos contaran con las disidencias de las Farc, que se quedaron con el negocio por fuera de la paz. Hasta podría ser factible que los 15 millones de dólares del alijo tuvieran como destino terminar lavados en la chequera de la paz. ¿Y, encima de todo, la Farc pretende que el Fiscal tuviera que pedirle permiso a la JEP para proceder? De no haber el Congreso reformado a buena hora el artículo de la reincidencia –tal y como venía originalmente en el “mejor acuerdo posible” firmado por De la Calle–, Santrich, tranquilito, seguiría protegido por la JEP. Entre tanto… Si por 10 toneladas ‘Trichi’ iba a cobrar 15 millones de dólares, ¿cuánto habrán recibido las Farc en por lo menos 20 años de actividad en el negocio? MARÍA ISABEL RUEDA

Visto: 1009

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
EL CONSERVATISMO COLOMBIANO,ES UN PARTIDO ESTABLE,NO PERSONALISTA,CON UN PROGRAMA IDEOLOGICO Y POLITICO DE 1O PRINCIPIOS Y 8...
Centro Democrático
IMAGE
EL CENTRO DEMOCRATICO COLOMBIANO ES UN PARTIDO CON JEFE NATURAL Y SIN PROGRAMA DE PRINCIPIOS IDEOLOGICOS Y POLITICOS,FIJOS Y EXPLICIDOS. FUNDADO el...

Usuarios En línea

Hay 1836 invitados y un miembro en línea

Indicadores económicos

De impacto

IMAGE
Sábado, 16 Marzo 2019 El buen vestir
IMAGE
Viernes, 15 Marzo 2019   ELEGANTE con su atuendo  
IMAGE
Viernes, 15 Marzo 2019 CON POCA SUERTE
IMAGE
Sábado, 09 Marzo 2019 No to es cuerpo
IMAGE
Sábado, 09 Marzo 2019 La elegancia femenina.
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN