Domingo 17 de Junio de 2018
Verdades Confirmadas

aviso
A+ A A-

EN DEFENSA DE LA OPOSICIÓN DEMOCRÁTICA EN COLOMBIA

HOLMES -CARLOS

Carlos Holmes Trujillo                                   

¿Será que a la crisis de la democracia, cuyas características son materia de reflexión internacional, se le están agregando más ingredientes en nuestro país?

El entusiasmo con el que se acompañó a Fukuyama, cuando proclamó la “universalización de la democracia liberal occidental como última forma de Gobierno humano”, ya no existe.

Más bien, son muchos los que participarían en el debate que plantea Niall Ferguson, al bautizar el decaimiento de las instituciones con el nombre de ‘la gran degeneración’. A esa tendencia atribuye este brillante historiador británico los problemas económicos, políticos y sociales de occidente.

De lo que se trata es de instituciones. Cuando ellas favorecen el ahorro, la inversión, la innovación y el fortalecimiento de los marcos regulatorios políticos, las sociedades florecen. Por el contrario, si dichas instituciones se enferman sobrevienen las dificultades y el malestar social.

Para un número creciente de observadores, eso es lo que está sucediendo. De ahí el interés en analizar y pronosticar el escenario global en los próximos años a la luz de la nueva realidad de Estados Unidos y el progreso de China.

Pues bien, en los distintos continentes existen preocupaciones acerca del futuro de la democracia, tal como la hemos entendido y apoyado hasta el momento.

¿Será que estamos evolucionando hacia la ‘minoricracia’, se preguntan algunos, a raíz del menguado número de ciudadanos que acude a las urnas para tomar decisiones? ¿La incapacidad de los gobiernos para satisfacer las expectativas de los ciudadanos hará que el desprestigio del sistema sea cada día mayor? ¿Si esta tendencia se profundiza, cuál es el futuro que le espera a ese sistema, en el cual hemos creído porque le hace homenaje a la libertad de expresión?

Son tantos los interrogantes, que Stiglitz afirmó que el principal tiene que ver con la democracia en el siglo XXI. Desafortunadamente, hay más preguntas que respuestas.

Y lo que se vive en países como el nuestro genera inquietudes adicionales. La verdad es que, a pesar de todos los esfuerzos que se han hecho a lo largo de los años, es imposible decir que se erradicaron ya todos los males.

Así lo demuestra el estado de la opinión con respecto a los partidos y a las instituciones, al igual que las malas prácticas, que siguen incidiendo sobre los resultados electorales.

Si a lo anterior se suma la dañina tendencia a descalificar la crítica democrática con acciones y expresiones que estigmatizan, polarizan innecesariamente y deforman la realidad, es inevitable decir que en Colombia está haciendo falta un gran esfuerzo colectivo para salvar la democracia. Así de claro.

No nos equivoquemos. La idea epidérmica e irresponsable de que no hay razón para preocuparse porque todo ha sido siempre igual, es mejor ponerla en el cajón de las cosas inútiles.

Hoy, más que nunca, es importante y necesaria la oposición democrática.

 

Carlos Holmes Trujillo ¿Será que a la crisis de la democracia, cuyas características son materia de reflexión internacional, se le están agregando más ingredientes en nuestro país? El entusiasmo con el que se acompañó a Fukuyama, cuando proclamó la “universalización de la democracia liberal occidental como última forma de Gobierno humano”, ya no existe. Más bien, son muchos los que participarían en el debate que plantea Niall Ferguson, al bautizar el decaimiento de las instituciones con el nombre de ‘la gran degeneración’. A esa tendencia atribuye este brillante historiador británico los problemas económicos, políticos y sociales de occidente. De lo que se trata es de instituciones. Cuando ellas favorecen el ahorro, la inversión, la innovación y el fortalecimiento de los marcos regulatorios políticos, las sociedades florecen. Por el contrario, si dichas instituciones se enferman sobrevienen las dificultades y el malestar social. Para un número creciente de observadores, eso es lo que está sucediendo. De ahí el interés en analizar y pronosticar el escenario global en los próximos años a la luz de la nueva realidad de Estados Unidos y el progreso de China. Pues bien, en los distintos continentes existen preocupaciones acerca del futuro de la democracia, tal como la hemos entendido y apoyado hasta el momento. ¿Será que estamos evolucionando hacia la ‘minoricracia’, se preguntan algunos, a raíz del menguado número de ciudadanos que acude a las urnas para tomar decisiones? ¿La incapacidad de los gobiernos para satisfacer las expectativas de los ciudadanos hará que el desprestigio del sistema sea cada día mayor? ¿Si esta tendencia se profundiza, cuál es el futuro que le espera a ese sistema, en el cual hemos creído porque le hace homenaje a la libertad de expresión? Son tantos los interrogantes, que Stiglitz afirmó que el principal tiene que ver con la democracia en el siglo XXI. Desafortunadamente, hay más preguntas que respuestas. Y lo que se vive en países como el nuestro genera inquietudes adicionales. La verdad es que, a pesar de todos los esfuerzos que se han hecho a lo largo de los años, es imposible decir que se erradicaron ya todos los males. Así lo demuestra el estado de la opinión con respecto a los partidos y a las instituciones, al igual que las malas prácticas, que siguen incidiendo sobre los resultados electorales. Si a lo anterior se suma la dañina tendencia a descalificar la crítica democrática con acciones y expresiones que estigmatizan, polarizan innecesariamente y deforman la realidad, es inevitable decir que en Colombia está haciendo falta un gran esfuerzo colectivo para salvar la democracia. Así de claro. No nos equivoquemos. La idea epidérmica e irresponsable de que no hay razón para preocuparse porque todo ha sido siempre igual, es mejor ponerla en el cajón de las cosas inútiles. Hoy, más que nunca, es importante y necesaria la oposición democrática.

Visto: 338

EL SOCIALISMO COMO FORMA DE VIDA

GOMEZ-RAFAEL3

Rafael Gómez Martínez                                                                                       

El socialismo, como forma de vida se parece al consumo de drogas. En la medida que la persona se va consumiendo en el socialismo, este va causando un efecto en ella sin que se dé cuenta de que cayó en una adicción


En Colombia, el modelo económico socialista que nos quieren imponer nos conducirá lentamente al centralismo de Estado en todas las actividades económicas. Y, cuando queramos reaccionar ya no tendremos reversa.
Los efectos dominó de las nocivas políticas económicas de Jms Kerensky en nivel micro económico ya comienzan a sentirse en el individuo. Una presión inflacionaria, que produce el estancamiento en el descenso del desempleo, si la tasa de desempleo desciende constantemente durante 48 meses: ¿no debería estar en 0%?; lo que genera un mayor gasto central, para lo cual deben incrementar los intereses, lo que produce un desmesurado aumento en la deuda pública, que conduce a un déficit en la cuenta corriente de la balanza comercial el cual se encuentra en 4.5% del PIB, (México tuvo su tequilazo cuando llegó al 6%, estamos cerquita).
En los EE.UU., la tasa de desempleo llegó a niveles cercanos del 14%, en los jóvenes al 25%, las presiones inflacionarias al 3%, junto con el constante incremento en las tasas de interés por la FED, sumado al desorbitado nivel de déficit que se presenta en la cuenta corriente de la balanza comercial superior a los US$ 4 trillones, para lo cual Obama solicitó al Congreso norteamericano incrementar el techo de la deuda.
El Congreso, ya le dijo que no. Con toda seguridad la política norteamericana llegará a un statu quo para el mes de diciembre, momento en el cual se vence el plazo para incrementar el techo de la deuda.
Mientras tanto, a Barack Obama le da por asistir a la fiesta de matrimonio de su chef personal al mismo tiempo que degüellan a un periodista norteamericano en el Estado islámico. Igual que Jms: mientras degüellan a un mayor de la Policía, Jms: rasking bol, como dice Felipe Zuleta.
En la France, a François Hollande le va peor que a los perros en misa. Su segundo mandato comenzó con los niveles más profundos de impopularidad. Nadie está contento a tal punto que la misma izquierda francesa dice que por lo menos con Sarkozy la mitad de los franceses estaban contentos. Algo similar a Uribe.
Mucho me temo que el modelo económico y político socialista que pretende impulsar Jms Kerensky desde El Tiempo.gov.co acabará con la paciencia de los colombianos. Y con Jms. Y que en el mediano plazo nadie estará contento. De Jms a Barack a François, solamente hay un paso. El socialismo acaba con todo.
 

Visto: 617

LAS FARC DEBEN DESMOVILIZARSE Y ENTREGAR LAS ARMAS, DICE GENERAL MORA ;PERO SIGUEN HACIENDOLE PISTOLA AL GOBIERNO

GENERAL MORAEl general retirado del Ejército colombiano Jorge Enrique Mora, miembro del equipo negociador del Gobierno en los diálogos con las FARC en Cuba, dijo hoy que para llevar a buen término el proceso de paz esa guerrilla se debe desmovilizar y entregar las armas. "Allá en sus discursos pueden decir muchas cosas, pero lo cierto es que para llegar al proceso de paz, para llegar al fin del conflicto, para que puedan surgir como un partido político, tienen que desmovilizarse y tienen que entregar las armas", dijo el militar. Mora hizo las afirmaciones en un coloquio en la Universidad Eafit de Medellín en el que también participó el jefe de la delegación del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle. "No existe la posibilidad de que las FARC mantengan sus armas para someter al Estado como a una especie de examen", señaló De la Calle quien agregó que "eso es de la ultraesencia de lo que no puede pasar". Los dos negociadores reafirmaron que la comisión de militares activos que viajó a Cuba no tiene el estatus de negociador y que su aporte será específicamente para el punto del fin del conflicto, que incluye el cese el fuego definitivo y la dejación de armas, sin alterar el desarrollo normal de la mesa de conversaciones. "Yo estuve allá en La Habana con ellos, los recibimos en la mesa, y realmente la presencia de ellos es importante. Como ha sido importante en la mayoría de los procesos del fin del conflicto, los militares en servicio activo han estado sentados en diferentes procesos del mundo", explicó Mora. Esa subcomisión la encabeza el exjefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Militares, general Javier Flórez, acompañado por los coroneles del Ejército Vicente Sarmiento y Saúl Rojas; el capitán de fragata Omar Cortés, el teniente coronel de la Policía Edwin Chavarro; el mayor de la Fuerza Aérea Rodrigo Mezú Mina; y la teniente de navío Juanita Millán. De la Calle señaló que las dificultades para terminar el conflicto no están en Cuba sino en Colombia, que es donde hay altos niveles de discusión agresiva por lo que "sería históricamente un reproche para estas generaciones de colombianos que logremos un acuerdo en La Habana y que no seamos capaces de ponernos de acuerdo en Colombia". Los diálogos de paz, que comenzaron en noviembre de 2012, ya han producido tres acuerdos sobre tierras, participación política y drogas ilícitas, y actualmente la partes discuten el tema de víctimas. El próximo ciclo de negociaciones se iniciará el 1 de septiembre y concluirá el 11 del mismo mes. -------------------------------------------------------------------------- Justicia

Visto: 572

UN PRESIDENTE LIBERAL COMO HACE 25 AÑOS

NIETO-LO

Nosotros, los ignorantes

Este presidente, tan liberal y tolerante y progresista, tan mejor amigo de los déspotas que arruinaron a Venezuela y tan generoso con los del 8.000, a quienes se ha dedicado a reencauchar 25 años después del asesinato de Galán

Rafael Nieto Loaiza

Rafael Nieto Loaiza

Por Rafael Nieto Loaiza

Septiembre 1 de 2014

Este presidente, tan liberal y tolerante y progresista, tan mejor amigo de los déspotas que arruinaron a Venezuela y van por lo mismo en el resto del Continente, tan generoso con los del 8.000, a quienes se ha dedicado a reencauchar 25 años después del asesinato de Galán, tan pródigo con quienes tienen el prontuario criminal más largo y tenebroso de nuestra historia, como que llevan medio siglo asesinando sin compasión, ha decidido agregar un adjetivo más a quienes tienen, tenemos, la desfachatez de criticar sus políticas.

A la lista de neonazis, neofascistas, ultraderecha, extremistas, mano negra, buitres, tiburones y vacas muertas, entre otras lindezas, ahora agrega el de ignorantes.

Fue su respuesta a los críticos de enviar miembros de la Fuerza Pública a La Habana. “¡Qué ignorancia sobre la historia… Todos los militares victoriosos han ido a las mesas a decir cómo es que quieren terminar las guerras. Eso dignifica al que ha venido combatiendo y lo enaltece darle esa oportunidad”.

Por partes. Uno, aunque Santos lo repita mil veces, no es verdad que todos los conflictos armados finalicen en una negociación. De hecho, la historia muestra que la inmensa mayoría de ellos, internacionales y no internacionales, termina con la rendición de uno de los contendientes. Ocurrió en la Segunda Guerra Mundial. Los aliados nunca se sentaron a negociar “la paz” con Hitler y los fascistas. Ocurrió en la guerra civil norteamericana, con la rendición de Lee y los confederados en 1865. O más cerca, hace apenas cinco años en Sri Lanka, con la muerte a manos del Estado del fundador de la guerrilla Tamil y sus dos comandantes más cercanos.

Santos y JJ Rendón

Santos y JJ Rendón

Dos, frente a “la paz” endiosada de Santos hay que advertir que no es el bien social más importante ni justifica sacrificar ni poner en peligro la democracia, el estado de derecho, la libertad o la justicia. Hay “paces” indeseables e insoportables. Como pactar con los nazis o capitular ante tiranos de todos los pelambres. Frente a ellos es irrenunciable el derecho al uso legítimo de la fuerza, si ella fuera el último recurso.

Tres, dialogar con terroristas es posible, claro, pero solo para su desmovilización, desarme y reinserción. Nada más. Las negociaciones de reformas al Estado o la Constitución legitima a los terroristas. Ofrecerles impunidad alienta la reproducción de la violencia. Darles beneficios políticos castiga a quienes hacen política sin asesinar.

Cuatro, llevar a La Habana a militares y policías ni los dignifica (“hacer digno a alguien”) ni los enaltece (“ensalzar, engrandecer”). Lo que enaltece y dignifica a nuestros uniformados es el cumplimiento del deber, combatir a los terroristas, no sentarse con ellos. Eso lo hacen porque los obligan y tapándose las narices.

Quinto, por supuesto no solo es necesario sino indispensable que militares y policías estudien, definan y verifiquen las condiciones que permitan y aseguren que la desmovilización, el desarme y la reinserción sean efectivos. Pero eso no significa que haya que llevarlos a Cuba. Y, en todo caso, tal cosa solo debería hacerse cuando no haya duda de que hay un pacto irreversible. Antes y en las circunstancias de ahora, solo trae efectos negativos: divide internamente a las Fuerzas, ofende a las víctimas uniformadas y a sus familiares, da información táctica y estratégica a los negociadores de las Farc, desmoraliza a quienes aun combaten y resta eficacia a las acciones militares y policiales (nadie quiere ser el último muerto y la presencia de los uniformados da la sensación, aunque no sea cierto, de que la “paz” es inevitable).

Y no, la paz no está “de un cacho”, creemos nosotros, los ignorantes. Los temas más difíciles están pendientes: justicia, participación política de criminales internacionales, extradición, reparación con los bienes de las Farc, mecanismos de refrendación. Sin ellos no hay “paz” posible. Así que el envío de los uniformados a La Habana fue inoportuno e inconveniente. O nos tienen engañados. Seguramente las dos cosas.

You are subscribed to email updates from Periodismo sin Fronteras 
To stop receiving these emails, you may unsubscribe now.
Email delivery powered by Google
Google Inc., 20 West Kinzie, Chicago IL USA 60610

Por RAFAEL NIETO LOAIZA Este presidente, tan liberal y tolerante y progresista, tan mejor amigo de los déspotas que arruinaron a Venezuela y van por lo mismo en el resto del Continente, tan generoso con los del 8.000, a quienes se ha dedicado a reencauchar 25 años después del asesinato de Galán, tan pródigo con quienes tienen el prontuario criminal más largo y tenebroso de nuestra historia, como que llevan medio siglo asesinando sin compasión, ha decidido agregar un adjetivo más a quienes tienen, tenemos, la desfachatez de criticar sus políticas. A la lista de neonazis, neofascistas, ultraderecha, extremistas, mano negra, buitres, tiburones y vacas muertas, entre otras lindezas, ahora agrega el de ignorantes. Fue su respuesta a los críticos de enviar miembros de la Fuerza Pública a La Habana. “¡Qué ignorancia sobre la historia… Todos los militares victoriosos han ido a las mesas a decir cómo es que quieren terminar las guerras. Eso dignifica al que ha venido combatiendo y lo enaltece darle esa oportunidad”. Por partes. Uno, aunque Santos lo repita mil veces, no es verdad que todos los conflictos armados finalicen en una negociación. De hecho, la historia muestra que la inmensa mayoría de ellos, internacionales y no internacionales, termina con la rendición de uno de los contendientes. Ocurrió en la Segunda Guerra Mundial. Los aliados nunca se sentaron a negociar “la paz” con Hitler y los fascistas. Ocurrió en la guerra civil norteamericana, con la rendición de Lee y los confederados en 1865. O más cerca, hace apenas cinco años en Sri Lanka, con la muerte a manos del Estado del fundador de la guerrilla Tamil y sus dos comandantes . Dos, frente a “la paz” endiosada de Santos hay que advertir que no es el bien social más importante ni justifica sacrificar ni poner en peligro la democracia, el estado de derecho, la libertad o la justicia. Hay “paces” indeseables e insoportables. Como pactar con los nazis o capitular ante tiranos de todos los pelambres. Frente a ellos es irrenunciable el derecho al uso legítimo de la fuerza, si ella fuera el último recurso. Tres, dialogar con terroristas es posible, claro, pero solo para su desmovilización, desarme y reinserción. Nada más. Las negociaciones de reformas al Estado o la Constitución legitima a los terroristas. Ofrecerles impunidad alienta la reproducción de la violencia. Darles beneficios políticos castiga a quienes hacen política sin asesinar. Cuatro, llevar a La Habana a militares y policías ni los dignifica (“hacer digno a alguien”) ni los enaltece (“ensalzar, engrandecer”). Lo que enaltece y dignifica a nuestros uniformados es el cumplimiento del deber, combatir a los terroristas, no sentarse con ellos. Eso lo hacen porque los obligan y tapándose las narices. Quinto, por supuesto no solo es necesario sino indispensable que militares y policías estudien, definan y verifiquen las condiciones que permitan y aseguren que la desmovilización, el desarme y la reinserción sean efectivos. Pero eso no significa que haya que llevarlos a Cuba. Y, en todo caso, tal cosa solo debería hacerse cuando no haya duda de que hay un pacto irreversible. Antes y en las circunstancias de ahora, solo trae efectos negativos: divide internamente a las Fuerzas, ofende a las víctimas uniformadas y a sus familiares, da información táctica y estratégica a los negociadores de las Farc, desmoraliza a quienes aun combaten y resta eficacia a las acciones militares y policiales (nadie quiere ser el último muerto y la presencia de los uniformados da la sensación, aunque no sea cierto, de que la “paz” es inevitable). Y no, la paz no está “de un cacho”, creemos nosotros, los ignorantes. Los temas más difíciles están pendientes: justicia, participación política de criminales internacionales, extradición, reparación con los bienes de las Farc, mecanismos de refrendación. Sin ellos no hay “paz” posible. Así que el envío de los uniformados a La Habana fue inoportuno e inconveniente. O nos tienen engañados. Seguramente las dos cosas.

Visto: 438

POLITICA Y BIEN COMÚN

GRAO    Por    ROBERTO GRAO

 Se puede definir la Política de muchas maneras; algunas de ellas son: "Es el arte de lo posible", "La satisfacción de las necesidades y aspiraciones de una sociedad", "La mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos", "La priorización de los objetivos señalados como posibles para una buena labor de gobierno" "La realización del bien común a favor de los ciudadanos de una nación", "El gobierno y la intervención en los asuntos de la ordenación jurídica y del orden público que afectan a todos los miembros de una determinada comunidad", etc. Desde luego, lo que no es la Política es una ciencia, entendiendo ésta como el conjunto de verdades, todas ellas verificables y demostrables en la práctica experimental, sino que es más bien un arte, el arte de gobernar a los pueblos y por tanto, algo sujeto a la habilidad y destreza dialéctica del que lo ejerce. El Poder político, en democracia, es la facultad otorgada por el pueblo a algunos ciudadanos para que, en su nombre gobiernen la sociedad y adopten las decisiones necesarias a fin de que, las relaciones entre ellos transcurran en un clima de paz, justicia y desarrollo material, mediante las leyes y disposiciones adecuadas a tal fin, de modo que se asegure y garantice lo que se llama el Estado de Derecho. El problema humano que suscita la detentación de ese poder, es que los políticos elegidos libremente en democracia, difícilmente se sustraen a la tentación de abusar de él en su propio beneficio por encima del beneficio o bien común de todos los ciudadanos. Circunstancia más acusada aún, cuando el poder lo ostenta un tirano que lo ha usurpado por medios ilícitos en derecho e impone su criterio sin considerar las opiniones de los gobernados. Un inglés, Lord Acton afirmó con conocimiento de causa que, "el Poder corrompe y el Poder absoluto corrompe absolutamente" destacando la dificultad de todo gobernante de evitar el abuso al que se siente inclinado al tomar constantemente decisiones en todos los ámbitos de la sociedad que gobierna, sin tener en cuenta apenas o incluso nada en absoluto, las opiniones de los demás e incluso engañando con su promesas a los ciudadanos. Ahora bien, el Poder político es, como todo descubrimiento científico o tecnológico y toda actividad humana, algo que se puede utilizar para bien o para mal, en beneficio de todos los ciudadanos de un país, o en beneficio de unos pocos por encima del bien común de todos. En el primer caso, ese poder mejora al político, lo hace mejor persona, y en el segundo lo corrompe, y escandaliza a los que dependen de él o sufren sus decisiones. La mejor definición del bien común que conozco, es la que aparece en el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, cuando en el número 407 dice: "Por bien común se entiende el conjunto de condiciones de la vida social que hacen posible, a los grupos y a cada uno de sus miembros, el logro de su propia perfección (o satisfacción)". Y sigue diciendo el mismo Compendio en el nº 408: "El bien común supone: el respeto y la promoción de los derechos fundamentales de la persona, el desarrollo de los bienes espirituales y temporales (o materiales) de la persona y de la sociedad, y la paz y la seguridad de todos". Poco hay que añadir a estas definiciones que clarifican definitivamente el panorama en el que debe desarrollarse la actividad política de los gobernantes. El problema aquí se presenta constantemente en las sociedades democráticas libres, cuando muchos o la mayoría de sus políticos, rechazan con sus decisiones el bien común, faltando a la justicia y a la moralidad de las leyes que promulgan e imponen sus criterios partidistas a los demás miembros de la comunidad que se trate. Pervierten de este modo la que debería ser una noble actividad humana: la política. En este caso, por desgracia generalizado, la Sociedad debe exigir esa moralidad y esa justicia, exigiendo los debidos controles, para que esos políticos nefastos, no puedan ejercer su actividad de modo innoble a favor de sus intereses y en perjuicio notorio del bien común o interés general. Roberto Grao

Visto: 412

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
EL CONSERVATISMO COLOMBIANO,ES UN PARTIDO ESTABLE,NO PERSONALISTA,CON UN PROGRAMA IDEOLOGICO Y POLITICO DE 1O PRINCIPIOS Y 8...
Centro Democrático
IMAGE
EL CENTRO DEMOCRATICO COLOMBIANO ES UN PARTIDO PERSONALISTA CON JEFE NATURAL Y SIN PROGRAMA DE PRINCIPIOS IDEOLOGICOS Y POLITICOS,FIJOS Y ESBLECIDOS....

Encuesta Inteligente

¿Por cual candidato de los siguientes votaría usted?

Si las elecciones presidenciales fueran hoy

76
IVAN DUQUE,catòlico no confirmado,del Partido Centro Democratico,no de Derecha ni de izquierda sino de Centro , economista y el màs joven de los candidatos;en coaliciòn con la conservadora catòlica de Derecha Marta Lucia Ramirez.
33
GUSTAVO PETRO,sin religiòn,izquierdista,socialista del Siglo XXI y chavista,se autodenomina progresista;y con vicepresidente izquierdista de los Verdes Angela Marìa Robledo
» Ir a la encuesta. »
999 Votos que quedan

jVS by www.joomess.de.

Usuarios En línea

Hay 1857 invitados y un miembro en línea

Indicadores económicos

De impacto

IMAGE
Sábado, 16 Junio 2018  JOVEN POSUDA
IMAGE
Jueves, 05 Abril 2018
IMAGE
Domingo, 01 Abril 2018
IMAGE
Sábado, 30 Diciembre 2017 LA MUJER COLOMBIANA
IMAGE
Domingo, 05 Noviembre 2017 MAS ALLÀ de la moda
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN

Register

User Registration