Martes 22 de Mayo de 2018
NO ES LA ARITMETICA SINO EL CONEJAZO

aviso
A+ A A-

NO ES LA ARITMETICA SINO EL CONEJAZO

Juan Lozano                                        

Bochornoso debate sobre medios votos y votos a medias.

Para resucitarlas por la puerta de atrás, dicen que lo de las 16 curules es un problema de simple aritmética. Pero no. Es un complejo fenómeno político y multicausal el que condujo al bochornoso espectáculo que estamos presenciando tras la última plenaria del Congreso en la que nadie quedó bien parado.

No es la aritmética la que permitió que votaran 2 senadores cuando ya el término de ley había expirado.
No es la aritmética la que permitió que los votos 49 y 50 se depositaran de manera irreglamentaria, fuera de tiempo.
No es la aritmética la que hace nulos los votos 49 y 50.
No es la aritmética la que confió en que los ministros podrían embadurnar de ‘mermelada’ a los congresistas mañosos para que votaran a favor de la conciliación. 
No es la aritmética la que generó que ya ni los congresistas les crean a los ministros de la ‘mermelada’.
No es la aritmética la que consagró la diferencia entre ‘quorum’ y mayorías.
No es la aritmética la que impidió que la tropa de ministros y asesores del Gobierno llegaran a la sesión con claridad sobre la diferencia entre ‘quorum’ y mayorías.
No es la aritmética la que señala que las normas sobre silla vacía pueden cambiar el ‘quorum’ para sesionar y decidir, pero no cambian las mayorías y el número de votos exigidos en normas de superior jerarquía para que un determinado proyecto pueda ser aprobado. 
No es la aritmética la que toleró que se abriera una votación ilegal e inconstitucional de una conciliación que ya había sido negada. 
No es la aritmética la que erosionó las mayorías de la Unidad Nacional en el Congreso.
No es la aritmética la que empuja senadores fuera del recinto.
No es la aritmética la responsable de la pérdida de confianza.
No es la aritmética la que hizo que se esfumara el poder persuasivo de los desayunos en Palacio.
No. No es la aritmética. Es que después de casi ocho años de mayorías parlamentarias compradas para que muchos padres y madres de la patria mordieran recursos sagrados de todos los colombianos, los negociadores de los acuerdos de paz del teatro Colón, después de la derrota en el plebiscito, creyeron equivocadamente que todo lo que dispusieran entre los desprestigiados agentes del Gobierno y la guerrilla, sería pupitreado por el Congreso.
No es la aritmética. Al fin de cuentas, muchos integrantes de tales mayorías ya habían vendido sus votos para clavarles sucesivamente, y sin misericordia, a los colombianos unas reformas tributarias que hoy tienen casi paralizada nuestra economía colombiana y los mismos ya habían anunciado su disposición de usurpar del pueblo su carácter de constituyente primario, haciéndole juego al Gobierno para sustraerse de su compromiso de dejar en cabeza de la ciudadanía la última palabra sobre los acuerdos de paz.
Y no será, tampoco, la aritmética la que finalmente tenga en cuenta el presidente del Congreso a la hora de decidir si viola la Constitución y envía a Palacio como aprobado lo que fue negado o si, obediente, en vísperas de elecciones, le hace caso al ministro Rivera aun a riesgo de su propia integridad jurídica.
Lo triste es que la idea inspiradora de esta reforma no parece descabellada. Que en regiones donde el Estado ha brillado por su ausencia, las víctimas del conflicto puedan tener una representación especial es un propósito noble. Por eso habría que retomarlo con serenidad en la próxima legislatura, y con el trámite ordinario corregir el engendro que estaban montando que dejaba en manos de grupos criminales la presión en esas circunscripciones y diseñarlo bien, así la elección se efectúe en fechas distintas que las del resto del Congreso.
Si así se procede, no será, tampoco, la aritmética la que defina el mejor camino. Que no nos vengan con cuentos sobre las cuentas ni con historietas fantásticas sobre medios votos y votos a medias.

Juan Lozano                                        

Bochornoso debate sobre medios votos y votos a medias.

Para resucitarlas por la puerta de atrás, dicen que lo de las 16 curules es un problema de simple aritmética. Pero no. Es un complejo fenómeno político y multicausal el que condujo al bochornoso espectáculo que estamos presenciando tras la última plenaria del Congreso en la que nadie quedó bien parado.

No es la aritmética la que permitió que votaran 2 senadores cuando ya el término de ley había expirado.
No es la aritmética la que permitió que los votos 49 y 50 se depositaran de manera irreglamentaria, fuera de tiempo.
No es la aritmética la que hace nulos los votos 49 y 50.
No es la aritmética la que confió en que los ministros podrían embadurnar de ‘mermelada’ a los congresistas mañosos para que votaran a favor de la conciliación. 
No es la aritmética la que generó que ya ni los congresistas les crean a los ministros de la ‘mermelada’.
No es la aritmética la que consagró la diferencia entre ‘quorum’ y mayorías.
No es la aritmética la que impidió que la tropa de ministros y asesores del Gobierno llegaran a la sesión con claridad sobre la diferencia entre ‘quorum’ y mayorías.
No es la aritmética la que señala que las normas sobre silla vacía pueden cambiar el ‘quorum’ para sesionar y decidir, pero no cambian las mayorías y el número de votos exigidos en normas de superior jerarquía para que un determinado proyecto pueda ser aprobado. 
No es la aritmética la que toleró que se abriera una votación ilegal e inconstitucional de una conciliación que ya había sido negada. 
No es la aritmética la que erosionó las mayorías de la Unidad Nacional en el Congreso.
No es la aritmética la que empuja senadores fuera del recinto.
No es la aritmética la responsable de la pérdida de confianza.
No es la aritmética la que hizo que se esfumara el poder persuasivo de los desayunos en Palacio.
No. No es la aritmética. Es que después de casi ocho años de mayorías parlamentarias compradas para que muchos padres y madres de la patria mordieran recursos sagrados de todos los colombianos, los negociadores de los acuerdos de paz del teatro Colón, después de la derrota en el plebiscito, creyeron equivocadamente que todo lo que dispusieran entre los desprestigiados agentes del Gobierno y la guerrilla, sería pupitreado por el Congreso.
No es la aritmética. Al fin de cuentas, muchos integrantes de tales mayorías ya habían vendido sus votos para clavarles sucesivamente, y sin misericordia, a los colombianos unas reformas tributarias que hoy tienen casi paralizada nuestra economía colombiana y los mismos ya habían anunciado su disposición de usurpar del pueblo su carácter de constituyente primario, haciéndole juego al Gobierno para sustraerse de su compromiso de dejar en cabeza de la ciudadanía la última palabra sobre los acuerdos de paz.
Y no será, tampoco, la aritmética la que finalmente tenga en cuenta el presidente del Congreso a la hora de decidir si viola la Constitución y envía a Palacio como aprobado lo que fue negado o si, obediente, en vísperas de elecciones, le hace caso al ministro Rivera aun a riesgo de su propia integridad jurídica.
Lo triste es que la idea inspiradora de esta reforma no parece descabellada. Que en regiones donde el Estado ha brillado por su ausencia, las víctimas del conflicto puedan tener una representación especial es un propósito noble. Por eso habría que retomarlo con serenidad en la próxima legislatura, y con el trámite ordinario corregir el engendro que estaban montando que dejaba en manos de grupos criminales la presión en esas circunscripciones y diseñarlo bien, así la elección se efectúe en fechas distintas que las del resto del Congreso.
Si así se procede, no será, tampoco, la aritmética la que defina el mejor camino. Que no nos vengan con cuentos sobre las cuentas ni con historietas fantásticas sobre medios votos y votos a medias.

Juan Lozano                                        

Bochornoso debate sobre medios votos y votos a medias.

Para resucitarlas por la puerta de atrás, dicen que lo de las 16 curules es un problema de simple aritmética. Pero no. Es un complejo fenómeno político y multicausal el que condujo al bochornoso espectáculo que estamos presenciando tras la última plenaria del Congreso en la que nadie quedó bien parado.

No es la aritmética la que permitió que votaran 2 senadores cuando ya el término de ley había expirado.
No es la aritmética la que permitió que los votos 49 y 50 se depositaran de manera irreglamentaria, fuera de tiempo.
No es la aritmética la que hace nulos los votos 49 y 50.
No es la aritmética la que confió en que los ministros podrían embadurnar de ‘mermelada’ a los congresistas mañosos para que votaran a favor de la conciliación. 
No es la aritmética la que generó que ya ni los congresistas les crean a los ministros de la ‘mermelada’.
No es la aritmética la que consagró la diferencia entre ‘quorum’ y mayorías.
No es la aritmética la que impidió que la tropa de ministros y asesores del Gobierno llegaran a la sesión con claridad sobre la diferencia entre ‘quorum’ y mayorías.
No es la aritmética la que señala que las normas sobre silla vacía pueden cambiar el ‘quorum’ para sesionar y decidir, pero no cambian las mayorías y el número de votos exigidos en normas de superior jerarquía para que un determinado proyecto pueda ser aprobado. 
No es la aritmética la que toleró que se abriera una votación ilegal e inconstitucional de una conciliación que ya había sido negada. 
No es la aritmética la que erosionó las mayorías de la Unidad Nacional en el Congreso.
No es la aritmética la que empuja senadores fuera del recinto.
No es la aritmética la responsable de la pérdida de confianza.
No es la aritmética la que hizo que se esfumara el poder persuasivo de los desayunos en Palacio.
No. No es la aritmética. Es que después de casi ocho años de mayorías parlamentarias compradas para que muchos padres y madres de la patria mordieran recursos sagrados de todos los colombianos, los negociadores de los acuerdos de paz del teatro Colón, después de la derrota en el plebiscito, creyeron equivocadamente que todo lo que dispusieran entre los desprestigiados agentes del Gobierno y la guerrilla, sería pupitreado por el Congreso.
No es la aritmética. Al fin de cuentas, muchos integrantes de tales mayorías ya habían vendido sus votos para clavarles sucesivamente, y sin misericordia, a los colombianos unas reformas tributarias que hoy tienen casi paralizada nuestra economía colombiana y los mismos ya habían anunciado su disposición de usurpar del pueblo su carácter de constituyente primario, haciéndole juego al Gobierno para sustraerse de su compromiso de dejar en cabeza de la ciudadanía la última palabra sobre los acuerdos de paz.
Y no será, tampoco, la aritmética la que finalmente tenga en cuenta el presidente del Congreso a la hora de decidir si viola la Constitución y envía a Palacio como aprobado lo que fue negado o si, obediente, en vísperas de elecciones, le hace caso al ministro Rivera aun a riesgo de su propia integridad jurídica.
Lo triste es que la idea inspiradora de esta reforma no parece descabellada. Que en regiones donde el Estado ha brillado por su ausencia, las víctimas del conflicto puedan tener una representación especial es un propósito noble. Por eso habría que retomarlo con serenidad en la próxima legislatura, y con el trámite ordinario corregir el engendro que estaban montando que dejaba en manos de grupos criminales la presión en esas circunscripciones y diseñarlo bien, así la elección se efectúe en fechas distintas que las del resto del Congreso.
Si así se procede, no será, tampoco, la aritmética la que defina el mejor camino. Que no nos vengan con cuentos sobre las cuentas ni con historietas fantásticas sobre medios votos y votos a medias.

Juan Lozano                                        

Bochornoso debate sobre medios votos y votos a medias.

Para resucitarlas por la puerta de atrás, dicen que lo de las 16 curules es un problema de simple aritmética. Pero no. Es un complejo fenómeno político y multicausal el que condujo al bochornoso espectáculo que estamos presenciando tras la última plenaria del Congreso en la que nadie quedó bien parado.

No es la aritmética la que permitió que votaran 2 senadores cuando ya el término de ley había expirado.
No es la aritmética la que permitió que los votos 49 y 50 se depositaran de manera irreglamentaria, fuera de tiempo.
No es la aritmética la que hace nulos los votos 49 y 50.
No es la aritmética la que confió en que los ministros podrían embadurnar de ‘mermelada’ a los congresistas mañosos para que votaran a favor de la conciliación. 
No es la aritmética la que generó que ya ni los congresistas les crean a los ministros de la ‘mermelada’.
No es la aritmética la que consagró la diferencia entre ‘quorum’ y mayorías.
No es la aritmética la que impidió que la tropa de ministros y asesores del Gobierno llegaran a la sesión con claridad sobre la diferencia entre ‘quorum’ y mayorías.
No es la aritmética la que señala que las normas sobre silla vacía pueden cambiar el ‘quorum’ para sesionar y decidir, pero no cambian las mayorías y el número de votos exigidos en normas de superior jerarquía para que un determinado proyecto pueda ser aprobado. 
No es la aritmética la que toleró que se abriera una votación ilegal e inconstitucional de una conciliación que ya había sido negada. 
No es la aritmética la que erosionó las mayorías de la Unidad Nacional en el Congreso.
No es la aritmética la que empuja senadores fuera del recinto.
No es la aritmética la responsable de la pérdida de confianza.
No es la aritmética la que hizo que se esfumara el poder persuasivo de los desayunos en Palacio.
No. No es la aritmética. Es que después de casi ocho años de mayorías parlamentarias compradas para que muchos padres y madres de la patria mordieran recursos sagrados de todos los colombianos, los negociadores de los acuerdos de paz del teatro Colón, después de la derrota en el plebiscito, creyeron equivocadamente que todo lo que dispusieran entre los desprestigiados agentes del Gobierno y la guerrilla, sería pupitreado por el Congreso.
No es la aritmética. Al fin de cuentas, muchos integrantes de tales mayorías ya habían vendido sus votos para clavarles sucesivamente, y sin misericordia, a los colombianos unas reformas tributarias que hoy tienen casi paralizada nuestra economía colombiana y los mismos ya habían anunciado su disposición de usurpar del pueblo su carácter de constituyente primario, haciéndole juego al Gobierno para sustraerse de su compromiso de dejar en cabeza de la ciudadanía la última palabra sobre los acuerdos de paz.
Y no será, tampoco, la aritmética la que finalmente tenga en cuenta el presidente del Congreso a la hora de decidir si viola la Constitución y envía a Palacio como aprobado lo que fue negado o si, obediente, en vísperas de elecciones, le hace caso al ministro Rivera aun a riesgo de su propia integridad jurídica.
Lo triste es que la idea inspiradora de esta reforma no parece descabellada. Que en regiones donde el Estado ha brillado por su ausencia, las víctimas del conflicto puedan tener una representación especial es un propósito noble. Por eso habría que retomarlo con serenidad en la próxima legislatura, y con el trámite ordinario corregir el engendro que estaban montando que dejaba en manos de grupos criminales la presión en esas circunscripciones y diseñarlo bien, así la elección se efectúe en fechas distintas que las del resto del Congreso.
Si así se procede, no será, tampoco, la aritmética la que defina el mejor camino. Que no nos vengan con cuentos sobre las cuentas ni con historietas fantásticas sobre medios votos y votos a medias.

 

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
EL CONSERVATISMO COLOMBIANO,ES UN PARTIDO ESTABLE,NO PERSONALISTA,CON UN PROGRAMA IDEOLOGICO Y POLITICO DE 1O PRINCIPIOS Y 8...
Centro Democrático
IMAGE
EL CENTRO DEMOCRATICO COLOMBIANO ES UN PARTIDO PERSONALISTA CON JEFE NATURAL Y SIN PROGRAMA DE PRINCIPIOS IDEOLOGICOS Y POLITICOS,FIJOS Y ESBLECIDOS....

Encuesta Inteligente

¿Por cual candidato de los siguientes votaría usted?

Si las elecciones presidenciales fueran hoy

57
IVAN DUQUE,catòlico no confirmado,del Partido Centro Democratico,no de Derecha ni de izquierda sino de Centro , economista y el màs joven de los candidatos;en coaliciòn con la conservadora catòlica de Derecha Marta Lucia Ramirez.
27
GUSTAVO PETRO,sin religiòn,izquierdista,socialista del Siglo XXI y chavista,se autodenomina progresista;y con vicepresidente izquierdista de los Verdes Angela Marìa Robledo
27
SERGIO FAJARDO,sin partido,ni religiòn conocida,de tendencia izquierdista y en coaliciòn con los izquierdistas del Polo y los Verdes; su Vicepresidente la izquierdista Claudia Lòpez.
12
GERMAN VARGAS LLERAS,catolico,liberal de Derecha,jefe de Cambio Radical,expresidente de Santos y con Vicepresidente el Santista de Derecha Juan Carlos Pinzòn
5
HUMBERTO DE LA CALLE.Liberal santista,ateo,izquierdista y negociador con las Farc;con vicepresidente del Polo izquierdista Clara Lòpez.
» Ir a la encuesta. »
999 Votos que quedan

jVS by www.joomess.de.

Usuarios En línea

Hay 3309 invitados y ningún miembro en línea

Indicadores económicos

De impacto

IMAGE
Jueves, 05 Abril 2018
IMAGE
Domingo, 01 Abril 2018
IMAGE
Sábado, 30 Diciembre 2017 LA MUJER COLOMBIANA
IMAGE
Domingo, 05 Noviembre 2017 MAS ALLÀ de la moda
IMAGE
Miércoles, 30 Agosto 2017 MISS PERFECTA
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN

Register

User Registration