Lunes 18 de Junio de 2018
INCAUTOS,TONTOS Y CINICOS PERIODISTAS DEFIENDEN A LOS SANTRICH

aviso
A+ A A-

INCAUTOS,TONTOS Y CINICOS PERIODISTAS DEFIENDEN A LOS SANTRICH

DE LA ESPRIELLA1

La captura de Santrich y los periodistas asesinados Destacado

Abelardo De La E.     

Los ciudadanos “preocupados” y “espontáneos” que defienden a Jesús Santrich, frente a los cargos de narcotráfico y otros delitos por los cuales la justicia norteamericana lo requiere, o son incautos y tontos, o dueños de un cinismo proverbial.

Me inclino por la segunda posibilidad. Hablar de un montaje tendría sentido, si se tratara de una persona cuyo proceder diera cuenta de una existencia con apego a la ley; pero para nadie es un secreto que el tristemente célebre jefe guerrillero, exrepresentante a la cámara (ya no podrá posesionarse) y ahora reo ha estado dos terceras partes de su infausta vida precisamente haciendo lo que más sabe hacer: fechorías. Toda suerte de crímenes “adornan” la oscura “carrera” del sujeto de marras.

Como Al Capone, Jesús Santrich, ha sido encarcelado por el menos terrible de sus procederes. Comparado con el terrorismo, los secuestros, asesinatos de niños, ancianos y mujeres inocentes, las pescas milagrosas, los collares bomba, el aniquilamiento sistemático de miembros de la Fuerza Pública y la explotación sexual de miles de menores en las filas de las Farc, el narcotráfico podría considerarse una bagatela. No estoy justificando esa actuación; ni más faltaba: simplemente no deja de ser una paradoja que un bandido de la talla de Santrich caiga por un alijo de “perico”, teniendo a cuestas varios cementerios propios.

Los bárbaros que hablan de complot y falta de competencia de la justicia ordinaria deberían aceptar de una buena vez que la norma es irrefutablemente clara, tal como resultó aprobada por el Congreso y revisada por la Corte Constitucional: “En delitos de ejecución permanente como el narcotráfico, cualquier acto de continuidad del mismo, que haya sido ejecutado después del 1 de diciembre de 2016, dará lugar a la pérdida de los beneficios de la JEP”. Si se atiende lo que manda la ley, la solicitud de extradición de Santrich, debe ser resuelta por la Corte Suprema de Justicia. Cualquier decisión en contrario, en cabeza de la JEP, será un descarado y politizado prevaricado. Se trata de la prueba de fuego para ese tribunal de la venganza.

Tal como están las cosas, debo concluir que: las Farc persisten en el negocio de las drogas porque, hasta el día de hoy, no han entregado las rutas, los nombres de sus socios y compradores, el dinero fruto del ilícito ni mucho menos los canales a través de los cuales lavan esa plata maldita. Es obvio que, por las relaciones probadas e históricas de las Farc, con el cartel de Sinaloa y la colosal cantidad de droga que se negociaba, el “venerable” invidente de las Farc no actuaba solo: en esa colada están inmiscuidos otros jefes de la guerrilla, que también caerán, si es que no se evaden hacía Venezuela o Cuba. No olviden que el sobrino de Iván Márquez es otro de los capturados en la operación. Blanco es y gallina lo pone.

Si la DEA no interviene, no pasa nada: el gobierno Santos tenía información que daba cuenta de los vínculos de la cúpula de las Farc, con las “disidencias” dedicadas al “traqueteo”. Sin embargo, del presidente para abajo, se hicieron los de la vista gorda.

Aquí viene la parte sórdida y escabrosa del asunto: el asesinato aleve de tres indefensos periodistas ecuatorianos, a manos de las “disidencias” de las Farc, no puede ser una simple coincidencia. Las Farc dejaron una retaguardia armada y con control territorial, (bautizada eufemísticamente para despistar) que cumple órdenes directas de la dirigencia guerrillera. El mensaje salta a la vista: “Si extraditan a uno de nosotros o si no cumplen lo acordado, vamos a volver a bañar de sangre a Colombia”. Pensar que semejantes degenerados, acostumbrados a violentar y desgraciar todo lo que a su paso encuentran, cambiarán la visión retorcida que sobre el mundo tienen es poco menos que cándido.

A la luz de lo ocurrido, es evidente que Santos negoció el proceso de paz, con un peligroso cartel del narcotráfico capaz de todo. La única manera de contenerlos es a través de la acción contundente del Estado; pero para eso necesitamos otro presidente, porque el que tenemos hace rato se le arrodilló a las Farc.

La ñapa: Celebro la incursión militar de EE.UU en Siria. Muerte al tirano Al Asad. Tanto daño no puede quedar impune.

La captura de Santrich y los periodistas asesinados Destacado

Abelardo De La E.     

Los ciudadanos “preocupados” y “espontáneos” que defienden a Jesús Santrich, frente a los cargos de narcotráfico y otros delitos por los cuales la justicia norteamericana lo requiere, o son incautos y tontos, o dueños de un cinismo proverbial.

Me inclino por la segunda posibilidad. Hablar de un montaje tendría sentido, si se tratara de una persona cuyo proceder diera cuenta de una existencia con apego a la ley; pero para nadie es un secreto que el tristemente célebre jefe guerrillero, exrepresentante a la cámara (ya no podrá posesionarse) y ahora reo ha estado dos terceras partes de su infausta vida precisamente haciendo lo que más sabe hacer: fechorías. Toda suerte de crímenes “adornan” la oscura “carrera” del sujeto de marras.

Como Al Capone, Jesús Santrich, ha sido encarcelado por el menos terrible de sus procederes. Comparado con el terrorismo, los secuestros, asesinatos de niños, ancianos y mujeres inocentes, las pescas milagrosas, los collares bomba, el aniquilamiento sistemático de miembros de la Fuerza Pública y la explotación sexual de miles de menores en las filas de las Farc, el narcotráfico podría considerarse una bagatela. No estoy justificando esa actuación; ni más faltaba: simplemente no deja de ser una paradoja que un bandido de la talla de Santrich caiga por un alijo de “perico”, teniendo a cuestas varios cementerios propios.

Los bárbaros que hablan de complot y falta de competencia de la justicia ordinaria deberían aceptar de una buena vez que la norma es irrefutablemente clara, tal como resultó aprobada por el Congreso y revisada por la Corte Constitucional: “En delitos de ejecución permanente como el narcotráfico, cualquier acto de continuidad del mismo, que haya sido ejecutado después del 1 de diciembre de 2016, dará lugar a la pérdida de los beneficios de la JEP”. Si se atiende lo que manda la ley, la solicitud de extradición de Santrich, debe ser resuelta por la Corte Suprema de Justicia. Cualquier decisión en contrario, en cabeza de la JEP, será un descarado y politizado prevaricado. Se trata de la prueba de fuego para ese tribunal de la venganza.

Tal como están las cosas, debo concluir que: las Farc persisten en el negocio de las drogas porque, hasta el día de hoy, no han entregado las rutas, los nombres de sus socios y compradores, el dinero fruto del ilícito ni mucho menos los canales a través de los cuales lavan esa plata maldita. Es obvio que, por las relaciones probadas e históricas de las Farc, con el cartel de Sinaloa y la colosal cantidad de droga que se negociaba, el “venerable” invidente de las Farc no actuaba solo: en esa colada están inmiscuidos otros jefes de la guerrilla, que también caerán, si es que no se evaden hacía Venezuela o Cuba. No olviden que el sobrino de Iván Márquez es otro de los capturados en la operación. Blanco es y gallina lo pone.

Si la DEA no interviene, no pasa nada: el gobierno Santos tenía información que daba cuenta de los vínculos de la cúpula de las Farc, con las “disidencias” dedicadas al “traqueteo”. Sin embargo, del presidente para abajo, se hicieron los de la vista gorda.

Aquí viene la parte sórdida y escabrosa del asunto: el asesinato aleve de tres indefensos periodistas ecuatorianos, a manos de las “disidencias” de las Farc, no puede ser una simple coincidencia. Las Farc dejaron una retaguardia armada y con control territorial, (bautizada eufemísticamente para despistar) que cumple órdenes directas de la dirigencia guerrillera. El mensaje salta a la vista: “Si extraditan a uno de nosotros o si no cumplen lo acordado, vamos a volver a bañar de sangre a Colombia”. Pensar que semejantes degenerados, acostumbrados a violentar y desgraciar todo lo que a su paso encuentran, cambiarán la visión retorcida que sobre el mundo tienen es poco menos que cándido.

A la luz de lo ocurrido, es evidente que Santos negoció el proceso de paz, con un peligroso cartel del narcotráfico capaz de todo. La única manera de contenerlos es a través de la acción contundente del Estado; pero para eso necesitamos otro presidente, porque el que tenemos hace rato se le arrodilló a las Farc.

La ñapa: Celebro la incursión militar de EE.UU en Siria. Muerte al tirano Al Asad. Tanto daño no puede quedar impune.

La captura de Santrich y los periodistas asesinados Destacado

Abelardo De La E.     

Los ciudadanos “preocupados” y “espontáneos” que defienden a Jesús Santrich, frente a los cargos de narcotráfico y otros delitos por los cuales la justicia norteamericana lo requiere, o son incautos y tontos, o dueños de un cinismo proverbial.

Me inclino por la segunda posibilidad. Hablar de un montaje tendría sentido, si se tratara de una persona cuyo proceder diera cuenta de una existencia con apego a la ley; pero para nadie es un secreto que el tristemente célebre jefe guerrillero, exrepresentante a la cámara (ya no podrá posesionarse) y ahora reo ha estado dos terceras partes de su infausta vida precisamente haciendo lo que más sabe hacer: fechorías. Toda suerte de crímenes “adornan” la oscura “carrera” del sujeto de marras.

Como Al Capone, Jesús Santrich, ha sido encarcelado por el menos terrible de sus procederes. Comparado con el terrorismo, los secuestros, asesinatos de niños, ancianos y mujeres inocentes, las pescas milagrosas, los collares bomba, el aniquilamiento sistemático de miembros de la Fuerza Pública y la explotación sexual de miles de menores en las filas de las Farc, el narcotráfico podría considerarse una bagatela. No estoy justificando esa actuación; ni más faltaba: simplemente no deja de ser una paradoja que un bandido de la talla de Santrich caiga por un alijo de “perico”, teniendo a cuestas varios cementerios propios.

Los bárbaros que hablan de complot y falta de competencia de la justicia ordinaria deberían aceptar de una buena vez que la norma es irrefutablemente clara, tal como resultó aprobada por el Congreso y revisada por la Corte Constitucional: “En delitos de ejecución permanente como el narcotráfico, cualquier acto de continuidad del mismo, que haya sido ejecutado después del 1 de diciembre de 2016, dará lugar a la pérdida de los beneficios de la JEP”. Si se atiende lo que manda la ley, la solicitud de extradición de Santrich, debe ser resuelta por la Corte Suprema de Justicia. Cualquier decisión en contrario, en cabeza de la JEP, será un descarado y politizado prevaricado. Se trata de la prueba de fuego para ese tribunal de la venganza.

Tal como están las cosas, debo concluir que: las Farc persisten en el negocio de las drogas porque, hasta el día de hoy, no han entregado las rutas, los nombres de sus socios y compradores, el dinero fruto del ilícito ni mucho menos los canales a través de los cuales lavan esa plata maldita. Es obvio que, por las relaciones probadas e históricas de las Farc, con el cartel de Sinaloa y la colosal cantidad de droga que se negociaba, el “venerable” invidente de las Farc no actuaba solo: en esa colada están inmiscuidos otros jefes de la guerrilla, que también caerán, si es que no se evaden hacía Venezuela o Cuba. No olviden que el sobrino de Iván Márquez es otro de los capturados en la operación. Blanco es y gallina lo pone.

Si la DEA no interviene, no pasa nada: el gobierno Santos tenía información que daba cuenta de los vínculos de la cúpula de las Farc, con las “disidencias” dedicadas al “traqueteo”. Sin embargo, del presidente para abajo, se hicieron los de la vista gorda.

Aquí viene la parte sórdida y escabrosa del asunto: el asesinato aleve de tres indefensos periodistas ecuatorianos, a manos de las “disidencias” de las Farc, no puede ser una simple coincidencia. Las Farc dejaron una retaguardia armada y con control territorial, (bautizada eufemísticamente para despistar) que cumple órdenes directas de la dirigencia guerrillera. El mensaje salta a la vista: “Si extraditan a uno de nosotros o si no cumplen lo acordado, vamos a volver a bañar de sangre a Colombia”. Pensar que semejantes degenerados, acostumbrados a violentar y desgraciar todo lo que a su paso encuentran, cambiarán la visión retorcida que sobre el mundo tienen es poco menos que cándido.

A la luz de lo ocurrido, es evidente que Santos negoció el proceso de paz, con un peligroso cartel del narcotráfico capaz de todo. La única manera de contenerlos es a través de la acción contundente del Estado; pero para eso necesitamos otro presidente, porque el que tenemos hace rato se le arrodilló a las Farc.

La ñapa: Celebro la incursión militar de EE.UU en Siria. Muerte al tirano Al Asad. Tanto daño no puede quedar impune.

La captura de Santrich y los periodistas asesinados Destacado

Abelardo De La E.     

Los ciudadanos “preocupados” y “espontáneos” que defienden a Jesús Santrich, frente a los cargos de narcotráfico y otros delitos por los cuales la justicia norteamericana lo requiere, o son incautos y tontos, o dueños de un cinismo proverbial.

Me inclino por la segunda posibilidad. Hablar de un montaje tendría sentido, si se tratara de una persona cuyo proceder diera cuenta de una existencia con apego a la ley; pero para nadie es un secreto que el tristemente célebre jefe guerrillero, exrepresentante a la cámara (ya no podrá posesionarse) y ahora reo ha estado dos terceras partes de su infausta vida precisamente haciendo lo que más sabe hacer: fechorías. Toda suerte de crímenes “adornan” la oscura “carrera” del sujeto de marras.

Como Al Capone, Jesús Santrich, ha sido encarcelado por el menos terrible de sus procederes. Comparado con el terrorismo, los secuestros, asesinatos de niños, ancianos y mujeres inocentes, las pescas milagrosas, los collares bomba, el aniquilamiento sistemático de miembros de la Fuerza Pública y la explotación sexual de miles de menores en las filas de las Farc, el narcotráfico podría considerarse una bagatela. No estoy justificando esa actuación; ni más faltaba: simplemente no deja de ser una paradoja que un bandido de la talla de Santrich caiga por un alijo de “perico”, teniendo a cuestas varios cementerios propios.

Los bárbaros que hablan de complot y falta de competencia de la justicia ordinaria deberían aceptar de una buena vez que la norma es irrefutablemente clara, tal como resultó aprobada por el Congreso y revisada por la Corte Constitucional: “En delitos de ejecución permanente como el narcotráfico, cualquier acto de continuidad del mismo, que haya sido ejecutado después del 1 de diciembre de 2016, dará lugar a la pérdida de los beneficios de la JEP”. Si se atiende lo que manda la ley, la solicitud de extradición de Santrich, debe ser resuelta por la Corte Suprema de Justicia. Cualquier decisión en contrario, en cabeza de la JEP, será un descarado y politizado prevaricado. Se trata de la prueba de fuego para ese tribunal de la venganza.

Tal como están las cosas, debo concluir que: las Farc persisten en el negocio de las drogas porque, hasta el día de hoy, no han entregado las rutas, los nombres de sus socios y compradores, el dinero fruto del ilícito ni mucho menos los canales a través de los cuales lavan esa plata maldita. Es obvio que, por las relaciones probadas e históricas de las Farc, con el cartel de Sinaloa y la colosal cantidad de droga que se negociaba, el “venerable” invidente de las Farc no actuaba solo: en esa colada están inmiscuidos otros jefes de la guerrilla, que también caerán, si es que no se evaden hacía Venezuela o Cuba. No olviden que el sobrino de Iván Márquez es otro de los capturados en la operación. Blanco es y gallina lo pone.

Si la DEA no interviene, no pasa nada: el gobierno Santos tenía información que daba cuenta de los vínculos de la cúpula de las Farc, con las “disidencias” dedicadas al “traqueteo”. Sin embargo, del presidente para abajo, se hicieron los de la vista gorda.

Aquí viene la parte sórdida y escabrosa del asunto: el asesinato aleve de tres indefensos periodistas ecuatorianos, a manos de las “disidencias” de las Farc, no puede ser una simple coincidencia. Las Farc dejaron una retaguardia armada y con control territorial, (bautizada eufemísticamente para despistar) que cumple órdenes directas de la dirigencia guerrillera. El mensaje salta a la vista: “Si extraditan a uno de nosotros o si no cumplen lo acordado, vamos a volver a bañar de sangre a Colombia”. Pensar que semejantes degenerados, acostumbrados a violentar y desgraciar todo lo que a su paso encuentran, cambiarán la visión retorcida que sobre el mundo tienen es poco menos que cándido.

A la luz de lo ocurrido, es evidente que Santos negoció el proceso de paz, con un peligroso cartel del narcotráfico capaz de todo. La única manera de contenerlos es a través de la acción contundente del Estado; pero para eso necesitamos otro presidente, porque el que tenemos hace rato se le arrodilló a las Farc.

La ñapa: Celebro la incursión militar de EE.UU en Siria. Muerte al tirano Al Asad. Tanto daño no puede quedar impune.

Abelardo De La E. Los ciudadanos “preocupados” y “espontáneos” que defienden a Jesús Santrich, frente a los cargos de narcotráfico y otros delitos por los cuales la justicia norteamericana lo requiere, o son incautos y tontos, o dueños de un cinismo proverbial. Me inclino por la segunda posibilidad. Hablar de un montaje tendría sentido, si se tratara de una persona cuyo proceder diera cuenta de una existencia con apego a la ley; pero para nadie es un secreto que el tristemente célebre jefe guerrillero, exrepresentante a la cámara (ya no podrá posesionarse) y ahora reo ha estado dos terceras partes de su infausta vida precisamente haciendo lo que más sabe hacer: fechorías. Toda suerte de crímenes “adornan” la oscura “carrera” del sujeto de marras. Como Al Capone, Jesús Santrich, ha sido encarcelado por el menos terrible de sus procederes. Comparado con el terrorismo, los secuestros, asesinatos de niños, ancianos y mujeres inocentes, las pescas milagrosas, los collares bomba, el aniquilamiento sistemático de miembros de la Fuerza Pública y la explotación sexual de miles de menores en las filas de las Farc, el narcotráfico podría considerarse una bagatela. No estoy justificando esa actuación; ni más faltaba: simplemente no deja de ser una paradoja que un bandido de la talla de Santrich caiga por un alijo de “perico”, teniendo a cuestas varios cementerios propios. Los bárbaros que hablan de complot y falta de competencia de la justicia ordinaria deberían aceptar de una buena vez que la norma es irrefutablemente clara, tal como resultó aprobada por el Congreso y revisada por la Corte Constitucional: “En delitos de ejecución permanente como el narcotráfico, cualquier acto de continuidad del mismo, que haya sido ejecutado después del 1 de diciembre de 2016, dará lugar a la pérdida de los beneficios de la JEP”. Si se atiende lo que manda la ley, la solicitud de extradición de Santrich, debe ser resuelta por la Corte Suprema de Justicia. Cualquier decisión en contrario, en cabeza de la JEP, será un descarado y politizado prevaricado. Se trata de la prueba de fuego para ese tribunal de la venganza. Tal como están las cosas, debo concluir que: las Farc persisten en el negocio de las drogas porque, hasta el día de hoy, no han entregado las rutas, los nombres de sus socios y compradores, el dinero fruto del ilícito ni mucho menos los canales a través de los cuales lavan esa plata maldita. Es obvio que, por las relaciones probadas e históricas de las Farc, con el cartel de Sinaloa y la colosal cantidad de droga que se negociaba, el “venerable” invidente de las Farc no actuaba solo: en esa colada están inmiscuidos otros jefes de la guerrilla, que también caerán, si es que no se evaden hacía Venezuela o Cuba. No olviden que el sobrino de Iván Márquez es otro de los capturados en la operación. Blanco es y gallina lo pone. Si la DEA no interviene, no pasa nada: el gobierno Santos tenía información que daba cuenta de los vínculos de la cúpula de las Farc, con las “disidencias” dedicadas al “traqueteo”. Sin embargo, del presidente para abajo, se hicieron los de la vista gorda. Aquí viene la parte sórdida y escabrosa del asunto: el asesinato aleve de tres indefensos periodistas ecuatorianos, a manos de las “disidencias” de las Farc, no puede ser una simple coincidencia. Las Farc dejaron una retaguardia armada y con control territorial, (bautizada eufemísticamente para despistar) que cumple órdenes directas de la dirigencia guerrillera. El mensaje salta a la vista: “Si extraditan a uno de nosotros o si no cumplen lo acordado, vamos a volver a bañar de sangre a Colombia”. Pensar que semejantes degenerados, acostumbrados a violentar y desgraciar todo lo que a su paso encuentran, cambiarán la visión retorcida que sobre el mundo tienen es poco menos que cándido. A la luz de lo ocurrido, es evidente que Santos negoció el proceso de paz, con un peligroso cartel del narcotráfico capaz de todo. La única manera de contenerlos es a través de la acción contundente del Estado; pero para eso necesitamos otro presidente, porque el que tenemos hace rato se le arrodilló a las Farc. La ñapa: Celebro la incursión militar de EE.UU en Siria. Muerte al tirano Al Asad. Tanto daño no puede quedar impune.

PÁGINAS WEB PARA USTED........
 

Agenda de partidos

Polo Democrático
IMAGE
FUNDADO en el año 2.oo2; lo integraron el POLO DEMOCRATICO INDEPENDIENTE Y ALTERNATIVA DEMOCRÁTICA y tuvo sus raices en la ANAPO, LA UNIÓN...
Partido Social de Unidad
IMAGE
FUNDADO en el año 2005 por CARLOS IGNACIO CUERVO,JUAN MANUEL SANTOS Y OSCAR IVAN ZULUAGA,como neoliberal y una disidencia del partido LIBERAL....
Partido Verde
IMAGE
FUNDADO el 2 de octubre de 2.009,con el nombre de PARTIDO VERDE OPCION CENTRO,funcionando con personería  de ALIANZA DEMOCRATICA M19;y el 26 de...
Partido Cambio Radical
IMAGE
Empezó a dar sus primeros pasos en1998 como una disidencia del Partido Liberal;y en 2.002 integró la coalición que apoyó al expresidente ALVARO...
Partido Liberal
IMAGE
FUNDADO EN 1.849 por Don EZEQUIEL ROJAS ;y ha modificado en varias épocas sus princópios ideológicos. HOY DEFIENDE :una democrácia de centro...
Partido Conservador
IMAGE
EL CONSERVATISMO COLOMBIANO,ES UN PARTIDO ESTABLE,NO PERSONALISTA,CON UN PROGRAMA IDEOLOGICO Y POLITICO DE 1O PRINCIPIOS Y 8...
Centro Democrático
IMAGE
EL CENTRO DEMOCRATICO COLOMBIANO ES UN PARTIDO PERSONALISTA CON JEFE NATURAL Y SIN PROGRAMA DE PRINCIPIOS IDEOLOGICOS Y POLITICOS,FIJOS Y ESBLECIDOS....

Encuesta Inteligente

¿Por cual candidato de los siguientes votaría usted?

Si las elecciones presidenciales fueran hoy

1
1)) CENTRO DERECHA,de Conservadores,Centro democràtico,Liberales de derecha e Independientes dederecha.
1
2) CENTRO IZQUIERDA,de Liberales de izquierda,como Partido liberal y Partido de la U.
1
3) IZQUIERDA TRADICIONAL,del Polo democràtico y Partido Verde
1
4) EXTREMA IZQUIERDA,de Petristas o Chavistas,Comunistas,Socialistas del siglo XXI y Farc o del Comùn
» Ir a la encuesta. »
999 Votos que quedan

jVS by www.joomess.de.

Usuarios En línea

Hay 1532 invitados y un miembro en línea

Indicadores económicos

De impacto

IMAGE
Sábado, 16 Junio 2018  JOVEN POSUDA
IMAGE
Jueves, 05 Abril 2018
IMAGE
Domingo, 01 Abril 2018
IMAGE
Sábado, 30 Diciembre 2017 LA MUJER COLOMBIANA
IMAGE
Domingo, 05 Noviembre 2017 MAS ALLÀ de la moda
Todos los derechos reservados Diario Naciona

Login or Register

LOG IN

Register

User Registration